Kerry Perry renunció el martes a la presidencia de la Federación de Gimanasia de Estados Unidos, una decisión precipitada luego que el Comité Olímpico de Estados Unidos cuestionó su gestión para sacar adelante a una entidad remecida por el escándalo.

Perry cumplió nueve meses en el cargo y a menudo fue criticada por deportistas que consideraron que no supo lidiar con las consecuencias del caso de Larry Nassar, el ex doctor del equipo nacional.

Perry, una ex ejecutiva en el ámbito de las comunicaciones y sin experiencia previa en la gimnasia, asumió la presidencia de la federación en diciembre pasado. Enfatizó que iba priorizar la protección de los deportistas.

El USOC (las siglas en inglés del Comité Olímpico de Estados Unidos) expresó su desencanto tras el fiasco de la contratación de la coordinara de desarrollo de talento.

La entrenadora, Mary Lee Tracy, respaldó inicialmente a Nassar cuando las denuncias en su contra empezaron a surgir hace dos años. Tras el anuncio de su nombramiento, Tracy trató de contactar a la multimedallista olímpica Aly Raisman, una de centenares de mujeres que fueron víctimas de abusos por parte de Nassar.

La federación respondió pidiéndole la renuncia a Tracy. Aunque el pedido se hizo con el interés de salvaguardar a la federación desde un punto de vista legal — Raisman radicó una demanda contra la federación — también plasmó otro fallo de relaciones públicas.

Fue el acto que agotó la paciencia de Sarah Hirshland, la nueva directora ejecutiva del USOC, que el viernes emitió una declaraciones en la que señaló que a la federación de gimnasia “le está costando cumplir con sus obligaciones de forma eficaz y debería considerar cambios en su liderazgo”.

Hirshland dijo que el USOC contactaría a la flamante junta directiva de la federación para analizar posibles cambios. Todo terminó con la renuncia de Perry, apenas un año después de encargársele la responsabilidad de conducir a la entidad tras las secuelas del escándalo de Nassar.

Nassar cumple lo que es una sentencia perpetua tras ser encontrado culpable de posesión de pornografía infantil y abuso sexual.