COLUMBUS, Ohio, EE.UU. (AP) — Se supone que el presidente Donald Trump debe unir a los republicanos de cara a las elecciones legislativas de noviembre, pero el viernes se dirige a Ohio, uno de los estados de mayor importancia política en el país, y la realidad es que su militancia está sumamente dividida.

El mandatario pronunciará un discurso en una cena en que los grandes jerarcas del partido usualmente asisten y donan fondos para las campañas. Pero el gobernador John Kasich, a pesar de ser republicano, ha sido un duro crítico de Trump y estará ausente. Según un portavoz, tenía otro evento en el calendario.

En ningún estado se ha evidenciado una pelea verbal más clara entre el presidente y un gobernador republicano. Y al aproximarse las elecciones de medio período, las pugnas internas entre los republicanos amenazan con socavar las fortunas del partido y empañar sus posibilidades incluso para las presidenciales en el 2020.

El principal aliado de Trump en Ohio, Bob Paduchik, calificó a Kasich de “infantil” y “envidioso” en un artículo de opinión que escribió hace unos días. En una entrevista para hablar del evento del viernes, Paduchik negó que los republicanos estén divididos.

Aseguró que las críticas contra Trump hacen lucir a Kasich "un poquito tonto”.

“Si él quiere pasar los últimos meses que le quedan como gobernador de la misma manera que pasó el último año y medio, llevándole la contraria a todo, eso es asunto suyo”, dijo Paduchik a The Associated Press. "Escribí lo que escribí porque al igual que muchos republicanos en Ohio, ciudadanos comunes, estamos hartos de eso. Estamos hartos de tanta queja y lloriqueo”.

Pero Kasich, en una entrevista reciente, aseguró que la gente está “harta y cansada” de la retórica divisiva y agria que emana de la Casa Blanca desde que Trump asumió la presidencia. Desestimó los altos índices de popularidad que Trump tiene a lo interno del partido, afirmando que el partido se ha encogido mucho.

“Lo que estamos viendo son los remanentes del Partido Republicano”, dijo Kasich, quien no ha descartado desafiar a Trump en unas primarias con miras a la presidencia en el 2020.

___

Peoples contribuyó desde Nueva York. El corresponsal de la Associated Press Dan Sewell en Cincinnati contribuyó con esta nota.