LOS ÁNGELES (AP) — Una buena Argentina superó con buenas calificaciones su primera prueba tras su amarga Copa del Mundo al despachar el viernes 3-0 a Guatemala en un partido amistoso.

Los goles de Gonzalo Martínez, Giovani Lo Celso y Giovanni Simeone liquidaron el pleito en el primer tiempo en el Coliseo de Los Ángeles frente a un rival de poca jerarquía y que regresó a la escena internacional tras una ausencia de dos años.

Martínez abrió la cuenta a los 27 minutos al transformar un penal, Lo Celso aumentó a los 35 con un zurdazo desde al borde del área y Simeone cerró a los 44 con una excelente definición.

"Hicimos lo que queríamos en el primer tiempo. Me voy muy satisfecho, le dimos una gran intensidad al partido", destacó el técnico interino Lionel Scaloni.

Dos meses después de la derrota 4-3 ante el eventual campeón Francia en los octavos de final del Mundial, Scaloni presentó un elenco de jugadores que no acudieron o no tuvieron minutos en Rusia. La excepción fue el lateral Nicolás Tagliafico.

Scaloni quedó ha quedado al mando a la Albiceleste tras pactarse el despido de Jorge Sampaoli, el timonel que estuvo a cargo en el Mundial.

El gran ausente en el primer partido tras el fiasco en Rusia fue el astro Lionel Messi, de 31 años. El delantero del Barcelona no fue incluido en la nómina de convocados para los amistosos tras una charla que mantuvo con Scaloni, sin darse mayores detalles. Su regreso a la selección es incierto.

Con el retiro de históricos, como el mediocampista Javier Mascherano, Scaloni decidió darle espacio a novatos como Simeone, hijo de Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid y uno de los principales candidatos para suceder a Sampaoli.

También fueron incluidos algunos consagrados como Paulo Dybala, de la Juventus, y Mauro Icardi, capitán del Inter de Italia, pero no estuvieron disponibles ante Guatemala.

“Entendieron muy bien lo que es jugar con esta camiseta. Estamos orgullosos de que varios de estos chicos hayan podido jugar por primera vez con la selección”, dijo Scaloni.

Con una constante presión, transiciones rápidas y un juego directo, el equipo de Scaloni fue abrumadoramente superior y dejó una buena imagen, si bien todo condicionado a las carencias del rival.

Los guatemaltecos llevaban casi dos años sin jugar un partido internacional por una sanción que impuso la FIFA a la federación nacional.

Argentina tendrá un examen más exigente el próximo martes, cuando enfrente a Colombia en Nueva Jersey.

“Seguramente hagamos modificaciones para el segundo partido. La idea es seguir probando”, dijo Scaloni.