KABUL, Afganistán (AP) — Insurgentes talibanes lanzaron ataques coordinados desde tres diferentes direcciones en el distrito de Sayad en la provincia de Sari Pul, en el norte de Afganistán, dejando al menos siete efectivos de seguridad muertos, dijo el sábado un funcionario provincial.

Zabi Amani, portavoz del gobernador de la provincia, dijo que los insurgentes tomaron control del área estratégica Mirzawalang en el distrito de Sayad el sábado, después de dos días de intensos enfrentamientos armados con las fuerzas de seguridad afganas.

"Pedimos refuerzos al gobierno central, desafortunadamente no recibimos ninguna ayuda, por es que las fuerzas perdieron control de Mirzawalang", dijo Amani.

Qari Yusouf Ahamdi, portavoz del Talibán, reivindicó el ataque en un mensaje enviado a los medios.

Amani dijo que al menos 10 combatientes talibanes, incluyendo dos dirigentes de grupos, también murieron en los combates y cuatro funcionarios afganos de seguridad resultaron heridos.

El Talibán ha realizado más ataque en las provincias del norte del país recientemente. Hace varios meses, el grupo tomó control de otros distritos en la misma provincia, desde donde se organizaron e iniciaron sus ataques, de acuerdo con funcionarios locales.

Se ha reportado, pero no confirmado, que más de una docena de civiles y policías locales fueron asesinados después de que los insurgentes tomaron control del área, agregó Amani.

En la provincia occidental de Ghor, dos agresores mataron al director provincial de la unidad de contra-narcóticos, dijo el portavoz del jefe de la policía de esa provincia, Iqbal Nezami. Los agresores se acercaron en una moto y dispararon a Noorudin Shairfi en la capital provincial, Faroz Koh, dijo Nezami.

"No se ha arrestado a nadie, pero la policía ha iniciado una investigación", dijo.

Nadie a reivindicado este ataque.

En la provincia de Kandahar, en el sur del país, asesores de la OTAN mataron a un integrante de la fuerza policial afgana antes de que él pudiera atacarlos, de acuerdo con un comunicado de la misión Apoyo Firme, dirigido por la OTAN.

El comunicado indicó que el incidente ocurrió cerca del Aeródromo de Kandahar luego que asesores habían terminado un entrenamiento sobre cumplimiento del orden y fueron atacados por un policía mientras se alistaban a regresar a su base.