BOISE, Idaho, EE.UU. (AP) — Una secuoya gigante de 10 pisos de altura que fue trasplantada a dos cuadras de donde estaba sobre rodillos enormes el año pasado ha seguido creciendo y se ve contenta, dijo el miércoles un experto.

El especialista en trasplantar árboles David Cox, de la empresa Enviromental Design, examinó la secuoya de 363.000 kilos (800.000 libras) de peso en Boise, en el estado de Idaho, y concluyó que el árbol está en buena forma.

El naturalista John Muir, que desempeñó un papel clave en el establecimiento del Parque Nacional de las Secuoyas en California, la envió a Idaho cuando aún era un arbolito pequeño hace más de un siglo.

Fue plantada en el jardín de la casa de un doctor al otro lado de la calle de un hospital que actualmente está en expansión con nuevos edificios, lo cual hizo necesario mover el árbol o talarlo.

“Se ve muy bien”, dijo Cox luego de inspeccionar la secuoya. “Sin embargo, aún es muy pronto para decir si funcionó. Necesitamos dejar pasar como dos o tres temporadas de crecimiento para realmente concluir que se recuperó. No estamos en ninguna zona de peligro. Sentimos que el árbol sigue estando contento”.

La secuoya era el árbol más grande que la compañía había intentado trasplantar, lo que requirió recortar el sistema de raíces, que ahora está siendo monitoreado para determinar el grado de humedad con sensores subterráneos en la nueva ubicación del árbol en un terreno propiedad de la ciudad.

Tres de los cuatro sensores que Cox revisó indicaban que el sistema de raíces no estaba recibiendo la humedad suficiente, por lo que ordenó traer un camión con agua.

Las secuoyas viven varios miles de años bajo las condiciones adecuadas.