SOUTH WILLIAMSPORT, Pennsylvania, EE.UU. (AP) — A Mana Lau Kong le bastó recibir sólo un pitcheo para guiar a Hawai a un título que no había conseguido en una década dentro de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

Kong conectó ese primer lanzamiento del encuentro para un jonrón por todo el jardín central, y Ka’olu Holt lanzó juego completo para que Hawai derrotara 3-0 a Corea del Sur en la final.

Hawai se había coronado por última vez en el certamen en 2008. Ahora, es uno de siete estados del país que ha conseguido al menos tres cetros en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

Dos carreras adicionales llegaron en la tercera entrada, cuando Hawai aprovechó una rara desatención de los surcoreanos.

Un lanzamiento descontrolado del abridor Kim Yeon-hyeon remolcó a Zachary Won, mientras que Taylin Oana anotó desde la intermedia, gracias a un mal tiro hacia home. Fue apenas el segundo error de Corea del Sur en todo el torneo.

Holt permitió sólo dos hits y repartió siete ponches.

El equipo de Seúl ha jugado tres de las últimas seis finales de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas, pero sólo ha ganado una, en 2014. En 2016, cayó ante Maine-Endwell, Nueva York.