CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Una de las codiciadas pinturas de Caravaggio (Milán, 1571) viajó a México acompañada de una instalación multisensorial que adentrará al público en el mundo de este maestro italiano del periodo barroco.

La exposición “Caravaggio. Una obra, un legado” gira en torno a su emblemática obra “La buenaventura” (1593-1595) en la que una gitana le lee la mano a un joven adinerado y mientras lo hace aprovecha para robarle un anillo. Las miradas de complicidad entre ambos y la sensualidad de la mujer contrastan con el hábil movimiento de sus dedos y el engaño en el que está cayendo el joven. El anillo es diminuto, fue realizado con una pincelada de amarillo de Nápoles.

Es uno de los pocos cuadros en los que Caravaggio tuvo la libertad de elegir el tema. De hecho fue realizada sobre otra pintura, una Madonna de formato vertical cuyo lienzo reutilizó en horizontal. Caravaggio hizo la pieza sin un boceto previo.

“Esta obra es el manifiesto caravaggista por excelencia”, dijo a periodistas Sara Baz, directora del Museo Nacional de Arte, donde se presentará del jueves al 20 de mayo.

“Es una novedad muy grande en temática y en el tratamiento naturalista de los personajes. El fondo neutro, por ejemplo, la idea de que no sabes si estás en una escena de interior o de exterior, si es lujoso o estás en la calle. Eso fue muy disruptivo para la plástica de la época”, agregó Baz.

Pese a que Caravaggio sólo pintó cerca de una centena obras y murió a los 38 años, cuando viajaba de Nápoles a Roma, su influencia se extendió a artistas tan prominentes como Rubens, Bernini y Rembrandt. En la exposición se incluyen otros de los pintores que incorporaron el estilo de Caravaggio como Rutilio Manetti (“Sansón y Dalila”) o Luca Giordano (“Astrónomo de la antigüedad”).

La segunda parte de la exhibición se titula “Caravaggio Experience”, se trata de una instalación multisensorial que cuenta con un video de 45 minutos dividido en cuatro capítulos sobre los grandes aspectos de la pintura de Caravaggio: “La luz”; “La teatralidad”, “El naturalismo” y “La violencia”. Entre los capítulos también se incluyen partes con momentos destacados de su vida. La instalación se presentará en el museo hasta el 1 de julio.

Creada por el despacho italiano The Fake Factory, combina música y una fragancia inspirada en el Mediterráneo con imágenes de 58 de las pinturas de Caravaggio, las cuales son mostradas a gran detalle con múltiples proyectores que reflejan imágenes en las paredes de la sala y en el piso. La sala permanece oscura todo el tiempo.

“Es como volver a tu madre antes de nacer”, dijo Stefano Fake, director creativo de The Fake Factory, a reporteros sobre la atmósfera íntima que se crea en la sala.

Hace dos años la instalación se estrenó en Roma y también en Turín atrayendo a miles de visitantes. La parada en el MUNAL es la primera fuera de su país de origen. Fake recomendó que el público se deje llevar y abra todos sus sentidos, incluso se pueden quitar los zapatos y sentarse en la alfombra en cualquier lugar que les plazca.

“No es importante la tecnología, es cómo utilizas la tecnología y lo que hemos hecho aquí es una forma de entrar de una manera muy dulce pero muy intensa en la pintura de Caravaggio”, dijo Fake, cuyo equipo requirió seis meses para la realización de la instalación. “La buenaventura” figura en los apartados de luz y teatralidad, pero Fake destacó que se trata de que el público tenga una idea general de la obra de Caravaggio.

“El secreto es que tú puedes sacar de aquí tu propio secreto”, dijo.