SANTIAGO DE CHILE (AP) — Un sonriente papa Francisco atrajo a una gran multitud en una misa al aire libre en la capital chilena el martes, durante el primer día completo de su visita por seis días a Chile y Perú.

Grupos más pequeños de manifestantes también salieron a las calles para protestar por varios temas, que iban desde los escándalos de abuso sexual en la Iglesia católica de Chile hasta el trato que reciben las personas de la comunidad gay, lesbiana y transgénero.

Francisco comenzó el día con un discurso en el que suplicó perdón por el “daño irreparable” que se les hizo a los niños que fueron violados y manoseados por los sacerdotes.

El papa celebró una misa en el Parque O’Higgins ante una multitud estimada de 400.000 personas. Posteriormente hizo llorar a algunas reclusas durante una emotiva visita a una prisión de mujeres.

Su último evento público del día fue una reunión con sacerdotes y monjas en la Catedral de Santiago llena de velas encendidas.