WASHINGTON (AP) — Los senadores demócratas, con el apoyo de tres republicanos, aprobaron una medida para restablecer la igualdad de acceso a la internet promulgada bajo la presidencia de Barack Obama, aunque es poco probable que prospere debido a la oposición de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca.

Los republicanos, que perdieron esa votación por 52-47, calificaron las gestiones de “puro teatro político” debido a que la cámara baja está controlada por ellos y no someterá el asunto a votación, y la cantidad de votos obtenidos en el Senado no es suficiente para superar un veto presidencial.

Sin embargo, los demócratas no se dieron por vencidos y afirmaron que las gestiones animarán a los votantes jóvenes, conocedores de la tecnología y aficionados a la internet.

"Este voto es decisivo, es el voto sobre el tema de la internet más importante que tendremos en una generación”, declaró Edward Markey, senador demócrata por Massachusetts, autor de la propuesta.

El tema de discordia es el conjunto de normas que la Comisión Federal de Comunicaciones revocó en diciembre y que impedían que grandes empresas como AT&T, Comcast y Verizon interfieran con el tráfico en internet a favor de sus propios portales y apps. Las empresas, y el gobierno de Donald Trump, consideraban que había demasiadas regulaciones y que ello estaba atrofiando la innovación.

Markey aseguró que la neutralidad en internet es necesaria para asegurar que las minorías tengan voz en el debate público, y denunció que las grandes empresas están tratando de modificar las normas para satisfacer sus propios intereses.

Algunos republicanos se declararon dispuestos a cooperar con los demócratas para consagrar en las leyes el principio de la neutralidad en internet. Pero también querían asegurarse de que las normas no inhiban la innovación y el desarrollo de las tecnologías cibernéticas.

John Thune, senador republicano por Dakota del Sur, dijo que a la internet le iba muy bien antes de que la administración Obama creara las normas de neutralidad en el 2015, y vaticinó que una vez que se deroguen esas regulaciones, los consumidores no notarán la diferencia.

“A eso es a lo que estamos regresando: son normas que estuvieron vigentes por dos décadas y que permitieron que la internet crezca y prospere”, dijo Thune.

Pero la medida ha generado temores de que las grandes empresas ahora podrán bloquear el acceso a servicios que desfavorecen, o que podrán ofrecer acceso preferencial a empresas aliadas, dejando a los demás en “segunda clase”.

___

La corresponsal de la Associated Press Mae Anderson en Nueva York contribuyó con esta nota.