BAMAKO, Mali (AP) — Los votantes en Mali acudían a las urnas el domingo para elegir a un nuevo presidente en medio de crecientes ataques de grupos extremistas vinculados a Al Qaeda y a la milicia Estado Islámico.

Los electores expresaron su preocupación acerca de ser blancos de un atentado luego de que la filial de Al Qaeda en Mali advirtió contra acudir a votar. Los letales enfrentamientos comunales entre grupos étnicos y las acusaciones de severas operaciones antiterroristas complicaron también lo que el presidente, Ibrahim Boubacar Keita, espera que sea una victoria para un segundo mandato.

Keita, que llegó al poder en 2013, enfrenta 23 candidatos en la primera ronda.

Su principal rival, Soumaila Cisse, ha criticado al mandatario por no abordar la creciente inseguridad en la nación africana.

Varios partidos políticos expresaron sus dudas sobre la validez de la elección luego de la aparición de centros de votación duplicados y ficticios en el cibersitio de la comisión electoral. Más de ocho millones de personas están registradas para votar.