LONDRES (AP) — Hinchas de West Ham invadieron la cancha, y uno fue empujado por el capitán del club Mark Noble, durante incidentes ocurridos el sábado en la derrota por 3-0 ante Burnley en un partido por la liga Premier.

La dirigencia de West Ham pidió una reunión de emergencia con los administradores del Estadio Olímpico, y el club de Londres indicó que está “comprometido con implementar las medidas apropiadas” tras los desmanes.

Poco después que Ashley Barnes puso en ventaja a Burnley, un hombre entró a la cancha desde las gradas donde se sientan los hinchas más fervientes del equipo. Sin personal de seguridad que lo detuviera, Noble lo agarró y lo lanzó al césped.

Otros dos hinchas entraron a la cancha y fueron sacados por el zaguero de West Ham, James Collins.

Cuando Burnley se puso en ventaja de 3-0 tras un gol de Chris Wood, otro hincha agarró el banderín del córner, caminó hasta el centro de la cancha y lo plantó en el césped. Los seguidores del club también se congregaron debajo del palco presidencial y corearon “echen a la junta”.

West Ham está en la parte baja de la tabla de posiciones de la liga Premier, apenas tres puntos por encima de la zona de descenso.