NUEVA YORK (AP) — Tres biatletas rusas demandaron el martes al exdirector del laboratorio antidopaje de su país, tras afirmar que dañó o destruyó sus carreras con mentiras.

Las deportistas interpusieron una demanda por difamación, en la que exigen 30 millones de dólares, ante la Corte Suprema del estado en Manhattan. El denunciado es el médico Grigory Rodchenkov, quien reside escondido en Estados Unidos.

Jim Walden, abogado de Rodchenkov, consideró que la demanda es “un invento tonto sin posibilidades de mantenerse en pie”,

Agregó que “esto no afectará de modo alguno la valiente decisión del doctor Rodchenkov, de seguir contando la verdad y testificando contra quienes hacen cosas indebidas”.

Rodchenkov ha negado las afirmaciones del presidente ruso Valdimir Putin, quien afirma que desató el escándalo por órdenes de agencias estadounidenses.

Hace unos días, Rodchenkov dijo a The Associated Press, en respuesta a un cuestionario que se le envió mediante su abogado, que teme por su vida, tras entregar documentos en los que describe un complejo programa de los deportistas rusos para evitar los análisis antidopaje.

Las evidencias fueron citadas por Rodchenkov a fin de apoyar acusaciones sobre un complot intrincado para sustituir muestras de orina en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, en el complejo turístico ruso de Sochi. El mismo ardid habría sido empleado por los rusos en el atletismo.

“Estoy diciendo la verdad, nadie está influyendo sobre mí”, dijo Rodchenkov a la AP.

Las revelaciones llevaron a que los rusos compitan en los Juegos invernales de Pyeongchang, Corea del Sur, con una delegación reducida a 168 deportistas que aprobaron un estricto proceso de análisis por parte del Comité Olímpico Internacional. Esos participantes no compiten bajo el nombre o bandera de su país, sino como “deportistas olímpicos de Rusia”.

La demanda, presentada por las biatletas Olga Zaytseva, Yana Romanova y Olga Vilukhina, señalan que las acusaciones falsas presentadas por Rodchenkov terminaron por privarlas “del logro más importante en su vida, que se habían ganado”.

Según la demanda, las deportistas fueron despojadas de las medallas de plata que consiguieron en una competencia de relevos en los Juegos Olímpicos de 2014, debido a “las declaraciones difamatorias” de Rodchenkov.

“Toda esta carnicería del deporte profesional se basó en la palabra de Rodchenkov, delincuente, mentiroso y estafador de profesión”, indica la demanda.