NAJRAN, Arabia Saudí (AP) — La campaña de bombardeos "Tormenta Decisiva", encabezada por Arabia Saudí contra rebeldes chiitas en Yemen, ha terminado, dijo el martes un vocero de la coalición, pero está iniciando una nueva fase que busca evitar que los rebeldes puedan operar.

El anuncio indica que la campaña de ataques aéreos masivos de casi un mes de duración será reducida paulatinamente, pero el portavoz, el general brigadier Ahmed Asiri, no dijo que se detendrían. Aseveró que la coalición continuaría evitando movimientos de los rebeldes y protegiendo a civiles, aunque no especificó cómo.

En una conferencia de prensa en Riad, Asiri indicó que se han cumplido los objetivos de la campaña, ya que se han destruido las capacidades militares de los rebeldes, y que la operación terminaría a la medianoche (2100 GMT).

Dijo que los rebeldes, conocidos como hutíes, ya no representan un peligro para los civiles y que la nueva fase, llamada "Renovación de esperanza", se enfocará en reconstruir el país y al mismo tiempo impedir a los rebeldes movimiento operativo, protegiendo a los civiles y apoyando operaciones de evacuación y asistencia.

"Para implementar esto continuaremos teniendo nuestra operación", señaló. "Dentro de una ciudad como Adén continuaremos protegiendo a civiles para evitar que estas milicias mantengan sus operaciones", agregó, en referencia a la ciudad portuaria del sur de Yemen donde se han registrado combates feroces en semanas recientes.

Asiri dijo que fuerzas terrestres y navales de Arabia Saudí continuarían protegiendo su frontera con Yemen e interceptando cualquier embarque a los rebeldes, y no descartó futuros ataques aéreos contra ellos.

La campaña de Arabia Saudí y sus aliados, mayormente naciones del Golfo Arábigo —la cual cuenta con respaldo de Estados Unidos_, tiene como objetivo aplastar a los hutíes y unidades militares aliadas leales a un ex dictador, quienes han tomado Saná y gran parte del norte de Yemen.