FARMINGDALE, Nueva York, EE.UU. (AP) — Los restos de tres hispanos hallados en las últimas semanas en zonas boscosas de un suburbio de Nueva York podrían ser las víctimas más recientes de la violenta pandilla MS-13, informaron las autoridades el martes.

El FBI dio a conocer los nombres de Javier Castillo, de 16 años, y de Kerin Pineda, de 19, que fueron encontrados a finales del mes pasado en Merrick y Freeport luego de haber sido reportados como desaparecidos por más de un año. Días antes, la policía _siguiendo una pista del Departamento de Seguridad Nacional_ localizó los restos de Angel Soler, de 16 años, en una zona boscosa en Roosevelt, a menos de 8 kilómetros (5 millas) del lugar en donde encontraron los otros dos cuerpos.

Un funcionario de seguridad pública indicó que las autoridades sospechan que los tres jóvenes son víctimas de la pandilla violenta MS-13, también conocida como Mara Salvatrucha. El funcionario no estaba autorizado para hablar públicamente debido a que la pesquisa sigue abierta.

La madre de Pineda, Lillian Oliva, contó al diario Newsday que la policía del condado de Nassau le había dicho el viernes que los restos de su hijo habían sido localizados y que una prueba de ADN confirmó la identidad de Kerin Pineda. “Es muy triste. No puedo creer que esto haya pasado”, expresó.

El hallazgo de los tres cuerpos eleva a 25 el número de víctimas de la pandilla MS-13 en Long Island durante los últimos dos años.

Los asesinatos, muchos de los cuales involucran a adolescentes, han captado atención del presidente Donald Trump y del secretario de Justicia Jeff Sessions. Ambos visitaron Long Island en los últimos seis meses y prometieron una acción federal para frenar la violencia.

La policía de los condados de Nassau y Suffolk ha realizado decenas de arrestos de supuestos miembros de la pandilla en los últimos meses.

Muchos de los homicidios han sido procesados por las autoridades federales, quienes dicen que la mayor parte de los sospechosos se encuentran en Estados Unidos de forma ilegal.

Fiscales federales piensan que la pandilla MS-13 tiene miles de miembros en Estados Unidos, de los cuales la mayoría son inmigrantes de Centroamérica. La Mara Salvatrucha tiene un bastión en Los Ángeles, donde surgió como una pandilla callejera en la década de los 80, pero también ha desatado violencia en las ciudades y suburbios de todo el territorio estadounidense.