MADRID (AP) — Arriesgándose a ser arrestado, el cesado presidente del gobierno catalán Carles Puigdemont _quien es requerido por la justicia española para responder a cargos de rebelión, sedición y malversación de fondos a raíz de los sucesos que condujeron a una declaración unilateral de independencia por el Parlamento de Cataluña_ viajará a Dinamarca la semana próxima para asistir a un foro universitario, informaron funcionarios el viernes.

El exgobernante, quien intenta recuperar su puesto al frente del gobierno regional, huyó a Bruselas para evitar el arresto en España hace casi tres meses.

Se marchó a Bélgica cuando la justicia española investigaba su papel en un intento frustrado de proclamar la independencia de la región. Puede ser detenido si regresa a España, pero puede viajar libremente por otros países desde que un juez español anuló una orden de arresto europea en su contra.

Una vocera del partido de Puigdemont, Junts per Catalunya y Janni Brixen, una funcionaria de prensa de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Copenhague, confirmaron por separado que Puigdemont asistirá al evento del lunes en la capital danesa.

Horas antes, desde Bruselas, Puigdemont habló con la radio pública catalana y dijo que las nuevas tecnologías le permitirían gobernar desde Bélgica, a donde huyó en octubre.

"Si tengo que elegir entre ser preso o ser presidente, prefiero ser presidente, incluso desde lejos", dijo el viernes a la radio catalana.

"Al menos ahora puedo hacer cosas que no podría hacer en prisión", dijo, refiriéndose a la ayuda que las "nuevas tecnologías" podrían proporcionarle.

La afrenta secesionista llevó al gobierno central de Madrid a cesar en pleno al ejecutivo catalán y a convocar elecciones anticipadas en la región nororiental. Los comicios dieron una ligera mayoría parlamentaria a los independentistas.

Sin embargo, con los miembros del depuesto ejecutivo regional bajo investigación, encarcelados o huidos a Bruselas y enfrentándose a su detención si regresan al país, el nuevo órgano de gobierno del Parlamento catalán debe decidir antes de finales de mes si permite la reelección de Puigdemont a través de un delegado.

El gobierno de Madrid declaró que impedirá la reelección de Puigdemont llevando el caso a los tribunales si fuera necesario.