DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Arabia Saudí reemplazó al jefe del Estado Mayor de sus fuerzas armadas y otros funcionarios de Defensa el martes por la mañana, en cambios aparentemente dirigidos a reestructurar el ministerio en medio de un estancamiento en la guerra en Yemen.

El reino anunció además una nueva viceministra del trabajo y desarrollo social, parte de sus gestiones para ampliar el papel de las mujeres en el trabajo.

Arabia Saudí hizo los anuncios en una serie de decretos reales publicados por la agencia noticiosa estatal SAP. Al igual que muchos anuncios en el reino ultraconservador, fue escaso en detalles.

El rey Salman “aprobó el documento sobre el programa de desarrollo del Ministerio de Defensa, incluyendo la visión y estrategia del programa, el patrón operacional de su desarrollo, la estructura organizativa y los requerimientos de gobernanza y recursos humanos”, dijo una declaración.

Esa reestructuración es parte de “una gestión de varios años”, dijo el príncipe Faisal bin Farhan, alto asesor de la embajada saudí en Washington, en un mensaje en Twitter.

Prominente entre los cambios está el despido del jefe del Estado Mayor, general Abdulrahman bin Saleh al-Bunyan. Otro anuncio dijo que el general será asesor de la corte.

Al-Bunyan fue reemplazado por el general Faadh bin Hamid al-Rwaili, que fue comandante de la fuerza aérea real.

También fue nombrado como asistente del ministro de Defensa Khaled bin Hussain al-Biyari, director general de la compañía de telefonía celular e internet Saudi Telecom Co.

Las decisiones se producen en momentos en que la coalición encabezada por los saudíes, con respaldo de Emiratos Árabes Unidos, sigue varada en un estancamiento en Yemen, el país más pobre del mundo árabe. Más de 100.000 personas han muerto en la guerra en la que las fuerzas saudíes respaldan al gobierno reconocido internacionalmente contra rebeldes chiíes y sus aliados, que controlan la capital yemení, Saná, y gran parte del norte del país.

El reino enfrenta críticas internacionales por haber lanzado ataques aéreos contra mercados, hospitales y otros blancos civiles y la muerte de numerosos civiles. Grupos de ayuda además culpan al bloque encabezado por los saudíes por llevar a Yemen al borde de la hambruna.