CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La polémica en México sobre el alcance de la trama de corrupción de la compañía brasileña Odebrecth creció tras la divulgación de una serie de videos de supuestos testimonios judiciales de exejecutivos de la constructora en los que explican los pagos que, según ellos, hicieron al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

Las grabaciones conseguidas por el colectivo periodístico Quinto Elemento y divulgadas en varios medios locales muestran entre otros al exdirector de Odebrecht México, Luis de Meneses, explicando cómo Lozoya les ayudó a conseguir contratos y cómo le pagaron sobornos por sus gestiones.

“Le pedí apoyo para que nosotros pudiéramos ganar” los contratos en refinerías mexicanas y “en contrapartida le dije a Lozoya que en caso de que tuviéramos éxito yo lo reconociera con compensaciones indebidas y prácticas”, dice Meneses en la grabación.

Lozoya ha negado siempre haber recibido soborno alguno y su abogado, Javier Coello, insistió esta semana en Radio Fórmula que su defendido “no recibió ni un solo peso” de Odebrecht. Coello indicó, además, que no tenía conocimiento de que tales videos formaran parte del expediente.

La acusación lanzada por el brasileño no es nueva pero los videos ofrecen detalles sobre cómo supuestamente se concretó el soborno de seis millones de dólares --dos de los cuales estaban desvinculados de que Odebrecht recibiera los contratos o no y los otros cuatro se pagaron al conseguir las obras-- y sobre cómo el dinero fue transferido a una cuenta que no estaba a nombre del mexicano aunque él confirmaba la recepción de los ingresos.

La Procuraduría General de la República tiene abierta una investigación sobre el caso pero no se ha pronunciado sobre cuál es la situación de la misma ni contestó de forma inmediata a la solicitud de un comentario sobre los videos.

En octubre, el tema también fue objeto de polémica porque el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, Santiago Nieto, fue cesado de su cargo cuando investigaba el caso. Aunque la fiscalía federal atribuyó el despido a supuestas irregularidades de Nieto, los partidos de oposición arremetieron contra el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) por tal maniobra que consideraron iba dirigida a esconder supuestos actos de corrupción de la agrupación o del presidente.

Nieto había estado indagando si fondos de Odebrecht pudieron terminar en las arcas de la campaña presidencial del actual mandatario, Enrique Peña Nieto, ya que en 2012 Lozoya trabajaba para él y el PRI en la contienda electoral.

La constructora brasileña reconoció ante la justicia estadounidense haber hecho pagos millonarios a altos funcionarios en varios países latinoamericanos, unas acusaciones de sobornos que han provocado la apertura de investigaciones contra numerosas autoridades, incluidos presidentes y expresidentes, en una decena de países de la región. Sin embargo, en México nadie ha sido acusado por el caso hasta el momento.