BOGOTÁ (AP) — Luego de mantener a 17 policías retenidos, un grupo de indígenas colombianos accedió el jueves por la tarde a entregarlos a una comisión humanitaria encabezada por la defensoría del pueblo.

Los miembros de la policía fueron capturados cuando custodiaban una caravana de vehículos de carga en una zona del suroeste del país.

La oficina de prensa de la policía dijo a The Associated que los policías fueron retenidos la víspera y que de inmediato se envió una comisión negociadora a la región --ubicada entre los departamentos del Chocó y Risaralda-- para que los uniformados fueran liberados.

El gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar, indicó a medios locales que los hechos ocurrieron en una zona que limita con la ciudad de Quibdó. “Los indígenas se tomaron la vía y hubo una especie de enfrentamiento con los uniformados. Al principio habían retenido a 18 de ellos pero liberaron a uno”.

Agregó que “los indígenas tienen derecho a protestar pero no bloquear vías y retener personas”.

Horas después, el ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo en un acto oficial que la retención de los uniformados era “un acto completamente repudiable y sin ninguna explicación”. También aseguró que en menos cuatro días 21 policías han resultado heridos en esta protesta en varias ciudades del país y varios vehículos han sido incinerados.

La semana pasada, grupos de indígenas iniciaron una protesta en 12 de los 32 departamentos de Colombia en reclamo de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos cumpla acuerdos suscritos en años anteriores, como la provisión de servicios de salud y la entrega de tierras.