SANÁ, Yemen (AP) — Arabia Saudí derribó un misil que lanzaron los rebeldes hutíes de Yemen a través de la frontera, pero las esquirlas hirieron a 26 civiles, reportó la agencia de noticias oficial del reino.

Los rebeldes lanzaron el misil a la provincia sureña Najran el miércoles por la noche, en donde fue interceptado, informó la agencia. Mientras tanto, la televisora Al-Masirah, dirigida por rebeldes, dijo que el misil tenía en la mira a un campo militar saudí y lo golpeó “con precisión”.

Mientras, el jueves comenzaron en Ginebra las primeras conversaciones de paz en dos años moderadas por la ONU entre el gobierno yemení _respaldado por Arabia Saudí_ y los hutíes _quienes están alineados con Irán_ aunque se desconocía si la delegación rebelde se presentaría.

El enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, se reunió el jueves con el jefe de la delegación del gobierno, el ministro de Exteriores Khaled al Yamani, para discutir las expectativas de las “consultas” que se esperaban en los próximos días, decía un comunicado de la ONU.

Griffiths se dijo “consciente de los retos asociados con la reunión de las partes en Ginebra” e indicó que está haciendo “esfuerzos para superar los obstáculos y permitir que las consultaciones avancen”, sin profundizar en detalles.

Representantes hutíes dijeron que habían acordado con el enviado de la ONU permitir que algunas de las personas lesionadas se trasladen a Omán para recibir tratamiento y otros a Muscat, que serían transportados por avión a Saná, pero el vuelo todavía no llegaba. La coalición controla el espacio aéreo y los vuelos desde Saná, controlada por los rebeldes, han sido de inusuales a inexistentes en meses recientes.

Los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato por no estar autorizados para informar a la prensa, dijeron que están en contacto con el enviado de la ONU sobre su llegada.

Unas 10.000 personas han muerto en el conflicto de Yemen que, según la ONU, ha generado la peor crisis humanitaria del mundo.