CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El Senado mexicano se paralizó el miércoles por segundo día consecutivo debido a que legisladores de oposición disputan el intento del PRI de realizar una votación secreta para ratificar el despido de un fiscal electoral.

Un gran número de legisladores del Partido Revolucionario Institucional, del presidente Enrique Peña Nieto, se ausentaron de una votación programada para el miércoles. Con solo 45 senadores presentes, la cámara alta entró en receso hasta el jueves.

Un senador del Partido de la Revolución Democrática, de centro-izquierda, dijo que el PRI se resiste a realizar una votación abierta sobre el despido de Santiago Nieto, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales. El senador Luis Sánchez dijo que el tema ha paralizado al Senado, que debe aprobar pronto el presupuesto para 2018.

El gobierno afirma que el fiscal fue despedido por revelar partes de una investigación abierta. La oposición afirma que el PRI intenta entorpecer una pesquisa sobre posible financiamiento ilícito de campaña.