WASHINGTON (AP) — La Casa Blanca elogió el miércoles una medida legislativa que prohibirá las demandas colectivas contra bancos o compañías de tarjetas de crédito a fin de resolver disputas financieras, dando un enorme triunfo a Wall Street.

La votación en el Senado el martes por la noche resultó empatada 50-50, y el vicepresidente Mike Pence rompió el empate. La medida pasa ahora al presidente Donald Trump para su firma.

“El presidente Donald J. Trump aplaude al Congreso por aprobar” la resolución, dijo la Casa Blanca en un comunicado. “La norma hubiera perjudicado a los bancos comunitarios y las cooperativas de crédito al abrir la puerta a juicios frívolos promovidos por abogados litigantes”.

El sector bancario había cabildeado enérgicamente para anular la norma de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor. La oficina había prohibido la mayoría de las cláusulas de arbitraje obligatorio que aparecen en la letra chica de los acuerdos que suelen firmar los consumidores al abrir una cuenta bancaria o solicitar una tarjeta de crédito.

El gobierno de Trump y los legisladores republicanos están empeñados en derogar regulaciones que, dicen, perjudican el mercado libre.

Los legisladores demócratas dijeron que la norma daba a los consumidores más fuerza para impedir los delitos financieros. Citaron las prácticas de ventas de Wells Fargo y la reciente violación de la seguridad de la compañía crediticia Equifax como ejemplos de fechorías protegidas por el arbitraje obligatorio.

“¿A quién ayuda el arbitraje obligatorio? A los bancos de Wall Street y otras grandes empresas que nunca pagan el precio de estafar a los trabajadores”, dijo el senador demócrata Sherrod Brown, de Ohio.

Richard Cordray, director de la oficina del consumidor, dijo que “la votación de esta noche es un revés enorme para todos los consumidores de este país. Wall Street ganó y la gente común perdió. La votación significa que las puertas de los tribunales estarán cerradas a los grupos de personas que buscan justicia y alivio cuando las estafa una empresa”.

Los republicanos dijeron que el sistema de arbitraje ha beneficiado a los consumidores. Los pagos que recibe el común de los consumidores en los casos de arbitraje generalmente son mayores y más rápidos que los obtenidos por los juicios colectivos.