EL CAIRO (AP) — La policía egipcia usó gas lacrimógeno el domingo para dispersar a una muchedumbre de residentes en una isla aledaña a El Cairo que les lanzaban piedras, en choques que dejaron un muerto y 50 heridos, dijeron las autoridades.

El Ministerio de Salud dijo que un residente murió y otros 19 fueron heridos en los choques en la isla de al-Waraq, en el borde norte de la capital egipcia. No dijo cómo murió el hombre.

Una declaración del Ministerio del Interior dijo que un total de 31 personas, entre policías y contratistas que llegaron con ellos a la isla, resultaron heridas. Entre los policías heridos había dos generales, dijo el ministerio. Diez residentes fueron arrestados, agregó.

Imágenes de video publicadas en redes sociales mostraron a centenares de residentes furiosos, en su mayoría jóvenes, durante el funeral del hombre, marchando a través de campos cultivados y coreando lemas en los que llamaban al hombre "mártir".

La violencia estalló cuando la policía trató de desalojar a residentes que vivían en o utilizaban tierras sin permiso, parte de una campaña nacional lanzada por el presidente Abdel-Fattah el-Sissi para recuperar propiedad estatal controlada ilegalmente por individuos y entidades comerciales.

Durante semanas, la prensa local ha mostrado imágenes de policías y soldados demoliendo edificios construidos ilegalmente y operando sin licencia.

En su declaración, el ministerio _que está a cargo de la policía_ dijo que los residentes atacaron a los agentes con armas de fuego, fusiles de perdigones y piedras, por lo que la policía respondió con gas lacrimógeno. Dijo que se registraron 700 invasiones de inmuebles y tierras en la isla. La declaración dijo que un residente murió y otros 19 fueron heridos.

El uso ilegal de tierras estatales es común en Egipto, así como la construcción en tierras agrícolas, en violación de la ley.

También el domingo, las fuerzas armadas de Egipto dijeron que aviones de combate destruyeron 15 vehículos todoterreno que transportaban armas y explosivos junto con "elementos criminales" tras detectarse que se disponían a cruzar la frontera con Libia hacia Egipto.

Una declaración militar no especificó donde ocurrieron los ataques.