CARACAS (AP) — La oficialista Asamblea Constituyente aprobó el miércoles un decreto que obliga a los partidos opositores, que se ausentaron en las pasadas elecciones municipales, a un proceso de revalidación para poder participar en las próximas contiendas electorales, incluyendo las presidenciales del 2018.

La oposición rechazó inmediatamente la medida y la consideró un intento del ente oficialista de dejar en el limbo legal a los partidos opositores.

La decisión toca de manera directa a los grandes partidos opositores Primero Justicia, Acción Democrática y Voluntad Popular que llamaron a un boicot en los comicios municipales con el argumento de que no se cumplieron los procesos previos a la consulta y que el Consejo Nacional Electoral _ que controla el oficialismo _ cometió un “fraude” en las elecciones regionales de octubre. En estos comicios los candidatos del gobierno ganaron 18 de las 23 gobernaciones.

El decreto aprobado por la Constituyente contempla que las organizaciones políticas, para poder competir en cualquier consulta electoral, "deberán haber participado en las elecciones del período constitucional de ámbito nacional, regional o municipal inmediatamente anterior".

La embajada de Estados Unidos en Caracas _que desde esta semana tiene un nuevo encargado de negocios, Todd Robinson_ criticó el decreto en un comentario divulgado en su cuenta de Twitter.

“El gobierno venezolano y su ilegítima Asamblea Nacional Constituyente están inventando reglas a medida que avanzan. Esto no es democracia. Los diversos puntos de vista políticos hacen democracias fuertes”, planteó.

El Consejo Nacional Electoral sometió este año a todos los partidos a un proceso de revalidación que los obligó a reunir varios centenares de firmas de sus militantes para relegitimarse.

El presidente Nicolás Maduro advirtió el 10 de diciembre que no se le permitiría a los partidos que no acudieron a las elecciones municipales competir en los próximos comicios. Para el próximo año están previstas las elecciones presidenciales en las que Maduro podría optar a la reelección.

Al rechazar la decisión, el dirigente de Primero Justicia, diputado Tomás Guanipa, expresó que la medida representaba una “ilegalización” de los partidos opositores y una violación a la constitución, al tiempo en que señaló en su cuenta de Twitter que la Constituyente lo que busca es "evitar que podamos postular un candidato" en las eventuales elecciones presidenciales del 2018.

La Constituyente también aprobó la liquidación de las alcaldías opositoras Metropolitana de Caracas y del Alto Apure, acción que fue condenada por algunos opositores que consideran la medida como una violación a la constitución.

Las dos alcaldías, que se crearon hace 17 años tras la aprobación de la constitución vigente, fueron suprimidas con el argumento de que no prestaban ningún beneficio a la población, indicó el constituyente Juan Carlos Alemán. Las dos instancias cumplían funciones de coordinación y planificación con las otras cinco alcaldías de Caracas y dos alcaldías de Apure. La decisión deja a la oposición con 20 alcaldías.

El alcalde metropolitano encargado, Alí Mansour, consideró la decisión como un “golpe de estado” a la constitución y manifestó preocupación por la situación en la que quedan más de 5.000 trabajadores de esa instancia.

El congresista opositor Juan Miguel Matheus afirmó que la eliminación de las dos alcaldías fue acordada "por el simple hecho de ser gobernadas por alcaldes de oposición".

La liquidación de las dos alcaldías se da diez días después de las elecciones municipales en las que el oficialismo ganó 305 de las 335 alcaldías que estaban en disputa. El Concejo Nacional Electoral decidió no incluir en las votaciones municipales del pasado 10 de diciembre las alcaldías Metropolitana de Caracas y del Alto Apure.