ACRA, Ghana (AP) — Unidos en la tristeza, líderes y dignatarios acudieron el jueves a Ghana para rendir sus respetos al fallecido secretario general de Naciones Unidas Kofi Anna en un funeral de Estado donde muchos lo elogiaron como un líder y hombre excepcional.

Annan falleció el 18 de agosto en Berna, Suiza, a los 80 años. Nieto de jefes tribales, fue el primer africano negro en convertirse en líder de la ONU y fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

"Kofi Annan fue valiente, habló con la verdad del poder mientras él mismo se sometía a un intenso escrutinio", dijo el actual secretario de la ONU Antonio Guterres.

Varios presidentes de África se unieron a Guterres, la familia de Annan y muchos más, en una ceremonia de dos días que concluyó el jueves.

Asistieron los presidentes de Namibia, Liberia, Costa de Marfil, Etiopía y Sierra Leona, así como el primer ministro de Nigeria y el vicepresidente de Angola.

Exlíderes de Europa y África también se unieron a la ceremonia, incluida Graca Machel, esposa del fallecido presidente sudafricano Nelson Mandela.

Guterres dijo que Annan "fue un excepcional líder mundial y alguien en quien prácticamente todos en el mundo se podían ver reflejados: aquellos en lugares lejanos de pobreza, conflicto y desesperanza que encontraron un aliado en él; los jóvenes empleados de la ONU que seguían sus pasos; los jóvenes a quienes les dijo hasta su último respiro: 'siempre recuerden, nunca son demasiados jóvenes para dirigir y nunca somos demasiado viejos para aprender'".

La esposa de Annan, Nane, agradeció "a Dios por darle un ser humano tan extraordinario", mientras que su hija, Ama Annan Adedeji, dijo que su padre "fue una de las personas más amorosas que he conocido".

Los dolientes acudieron al centro de conferencias de Acra, donde llegó su cuerpo el martes y donde se realizó el último funeral.