HARARE, Zimbabue (AP) — El hombre más viejo del mundo tiene 141 años y vive en Zimbabue, donde además vive otro anciano de 134 años. Al menos eso es lo que dice el padrón electoral Zimbabue, sujeto a intenso escrutinio de cara a la elección del 30 de julio, la primera en décadas sin el líder Robert Mugabe.

El principal partido de oposición ha denunciado que la lista de votantes está llena de irregularidades y la califica de la señal más clara de que la credibilidad de la elección está en peligro. El miércoles, miles de personas manifestaron en la capital, Harare, para pedir transparencia, danzando y sosteniendo carteles que decían, "No reformas, no elecciones".

Si bien el presidente Emmerson Mnangagwa, quien asumió el poder cuando Mugabe fue presionado a renunciar en noviembre, y la comisión electoral han prometido una elección justa y libre, los problemas con la lista de votantes preocupan a muchas personas que creen que el gobierno de Zimbabue no está desligándose de los fraudes electorales denunciados en el pasado.

Los votantes ancianos son solo una de las preocupaciones. La lista electoral también muestra que 100 personas se inscribieron en una sola dirección e incluye a varias personas con el mismo número de cédula de identidad, de acuerdo con el jefe electoral de la principal oposición, Jameson Timba.

"No vamos a hacer concesiones", dijo el miércoles el principal líder de oposición Nelson Chamisa a un grupo de gente, acusando a la comisión electoral, los militares y Mnangagwa de tratar de cometer fraude electoral. Chamisa es parte de una coalición de varios partidos pequeños que también participaron en la manifestación, entregando a la oficina electoral una petición junto con sus exigencias.

"La próxima vez que tengamos una protesta, nadie se va a ir a casa hasta que acepten nuestras exigencias. Acamparemos aquí", dijo.