LONDRES (AP) — El viejo adagio dice que el hogar de un inglés es su castillo, pero la corte afirma que el castillo de Robert Fidler no puede ser su hogar.

Un juez determinó el lunes que el granjero de 66 años irá a prisión si no demuele su casa, una imitación de castillo medieval, que construyó sin permiso de obra.

Fidler construyó la estructura de cuatro habitaciones — completa con dos torretas — en su granja de alrededor de 32 kilómetros (20 millas) al sur de Londres en 2000, manteniéndola oculta detrás de pilas de pacas de paja y lona.

Las autoridades locales le ordenaron derribarla en 2007, diciendo que violó las reglas de planificación diseñadas para proteger el campo, y Fidler perdió varios desafíos legales contra la orden.

El juez del tribunal supremo, Ian Dove, dijo que Fidler sería encarcelado durante tres meses por "desafío intencional", a menos que haya cumplido para el 6 de junio de 2016.

"Este proceso ha continuado desde hace muchos años", dijo el juez. "Ahora es tiempo de que esas violaciones en el control de planeación sean remediadas y eso es lo que va a pasar. De lo contrario, habrá consecuencias graves".

Fidler, quien se representó a sí mismo en el tribunal, reclamó al consejo local que estaba por destruir su vida y argumentó que no puede demoler la construcción porque ha descubierto murciélagos en peligro de extinción y tritones en su interior. Él salió de la corte sin hablar después de la sentencia.