CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El presidente del Perú, Ollanta Humala, invitó al papa Francisco visitar su país y dijo que se sintió como en su casa "por su cordial acogida", en la audiencia privada de 34 minutos que le concedió el viernes.

"Le expresamos una cordial invitación para que si en algún momento visita Sudamérica, pueda incluir el Perú", pero declinó informar sobre la respuesta del pontífice: "No puedo contestar eso porque Su Santidad, obviamente, tiene una agenda muy intensa", declaró a periodistas.

Contó que le había regalado la camiseta de la selección peruana "y le pedí que nos ayude con el Señor para clasificarnos para el Mundial, que hace 22 años que no participamos". En realidad, son 32 años.

El Vaticano señaló que "en la cordial conversación, se recordaron las buenas relaciones entre la Santa Sede y Perú, en particular el papel peculiar del cristianismo en la formación de la identidad del país".

"Asimismo, sobre la contribución que la Iglesia católica ha dado y continúa a asegurar en favor del progreso humano, social y cultural de la población", agrega.

Por último, concluye un comunicado, "hubo un intercambio de puntos de vista sobre la situación política y social de la región, con atención en los esfuerzos en favor del desarrollo integral y la tutela del ambiente".

El presidente fue acompañado por una delegación de ocho personas, entre las cuales, su esposa, Nadine Heredia, y el ministro de Relaciones Exteriores, Gonzalo Gutiérrez.

Señaló que el papa le dijo que "no se puede seguir con la política del descarte de los niños, de los ancianos y que tenemos que lucha por el empleo digno en favor de los jóvenes, que son los más vulnerables cuando hay desempleo".

El pontífice, agregó, le expresó su preocupación por la lucha contra el hambre, la desnutrición infantil, "tarea en las cuales el Perú ha superado ampliamente la metas trazadas por los objetivos del Milenio".

El mandatario le regaló además una bufanda blanca de alpaca y una estatua de San Martín de Porres, religioso dominico peruano (1589-1639, a quien le llama cariñosamente "el Santo de la escoba, que el pontífice lo invitó a usar "con los políticos que no se porten bien".

Se trata de la primera vez que el mandatario peruano se reúne en forma privada con el Sumo Pontífice, en el Palacio Apostólico.

Después, Humala se encontró con el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolín.

Procedente de Beijing, Ollanta Humala llegó el jueves a Roma tras cumplir una gira, que incluyó a Rusia y China. Regresa el mismo viernes a Lima.