LONDRES (AP) — El sector financiero británico perderá 10.000 empleos el primer día después de que el país salga de la Unión Europea, advirtió el miércoles el Banco de Inglaterra, y exhortó al gobierno a llegar rápidamente a un acuerdo de transición para facilitar el proceso.

El vicegobernador del banco central a cargo de regulación financiera, Sam Woods, dijo en una audiencia parlamentaria que preveía la pérdida de 10.000 empleos el “día uno” del Brexit.

Esto equivaldría al 2% de la mano de obra británica en bancos y seguros, o el 3% de las personas que trabajan en Londres y alrededores, precisó.

Muchas firmas del sector financiero temen las consecuencias de la salida británica, prevista para marzo de 2019. La membresía en la UE otorga automáticamente a las firmas la posibilidad de vender sus productos dentro del bloque, y Londres se ha convertido en la sede europea de muchas empresas internacionales.

Lloyd Blankfein, director gerente del banco estadounidense Goldman Sachs, ha advertido reiteradamente que su empresa trasladaría buena parte de sus negocios a Fráncfort, el centro financiero alemán. Otras compañías están elaborando planes de contingencia para llevar sus operaciones al continente o trasladar personal y actividades en previsión de un Brexit posiblemente en desorden si el Reino Unido no llega a un acuerdo con la UE sobre asuntos comerciales.

El Banco de Inglaterra ha expresado el temor de que muchas empresas empiecen a aplicar esos planes a principios del año próximo y ha exhortado al gobierno a llegar a un acuerdo de transición con la UE que permita prolongar las relaciones económicas y comerciales vigentes durante al menos un par de años después del Brexit.

En un discurso en septiembre, la primera ministra Theresa May dijo que se buscaba un acuerdo de transición de dos años después del Brexit en el cual Gran Bretaña seguiría aportando a las arcas de la UE y estaría sujeta a las normas comerciales y regulatorias vigentes en el mercado único europeo. Sin embargo, las discusiones aún no han comenzado debido a la falta de avances en asuntos que son prioritarios para la UE como la deuda financiera británica.

Woods dijo a los legisladores que un acuerdo de transición sería útil para las empresas solo si lo celebra en poco tiempo, ya que es un “activo no renovable” y que las firmas empezarían a aplicar planes de contingencia “en serio” en el primer trimestre de 2018.