CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Fuerzas de seguridad del estado de Guanajuato, en el centro del país, liberaron a 13 migrantes hondureños que estaban secuestrados en varias casas de seguridad de una zona industrial de la localidad de Celaya y detuvieron a tres personas.

Según explicó el martes la fiscalía estatal en un comunicado, los tres detenidos —un hombre y dos mujeres— eran parte de un grupo de extorsionadores y secuestradores que operaba en la zona centro de México. Al menos 22 personas habían sido víctimas suyas en los último cinco meses.

De acuerdo con los testimonios de dos de los migrantes, que se encontraban sanos y salvos, llegaron a Celaya en tren y ahí fueron abordados por una mujer que les ofreció trabajo y los llevó a una casa en donde supuestamente serían contratados para trabajar en una empresa local. Sin embargo, dicen, al llegar al domicilio fueron recibidos con armas de fuego y en ese lugar ya había otras personas de la misma nacionalidad.

Otras de las víctimas dijeron haber sido abordadas en Querétaro, más al sur, donde les ofrecían transporte barato y sin riesgos a distintas partes de la región y, una vez sometidos, los trasladaban a Celaya.

Algunos de los plagiados eran deportados de Estados Unidos y dejaron familia en aquel país. Otros fueron secuestrados en otros estados mexicanos con la promesa de cruzarlos ilegalmente.

Los migrantes eran retenidos en las casas de seguridad, atados, amordazados y en condiciones insalubres, mientras se negociaba el rescate con sus familiares. Un hombre armado los vigilaba.

El contacto para atraer a las víctimas eran dos mujeres, una de ellas de nacionalidad hondureña, lo que generaba confianza con sus paisanos, añade la nota de la fiscalía.