TOKIO (AP) — Una ola mortal de calor esta semana en Japón tiene a muchos residentes en la capital japonesa cuestionando la sabiduría de montar los Juegos Olímpicos 2020 en julio y agosto.

Rescatistas en Tokio respondieron a más de 3.000 llamadas de emergencia el miércoles mientras la ola de calor atenazaba a Japón.

La cita olímpica de 2020 se disputará entre el 24 de julio y 9 de agosto, cuando las temperaturas en el centro de Tokio exceden los 35 grados celsius (95 fahrenheit).

Un total de 317 personas fueron llevadas a los hospitales el miércoles en la capital. El número de llamadas de emergencia rompió la marca previa de 2.900, impuesta el día anterior.

En la carpeta de Tokio para solicitar la sede de los Juegos de 2020 se lee: “Las placenteras condiciones de temperatura en esta época del año serán ideales para los atletas”. Pero cualquier que ha pasado un verano en Tokio sabe que no es necesariamente el caso.

Expertos han advertido que el riesgo de golpes de calor en Tokio se ha incrementado en años recientes, mientras se espera que las justas se lleven a cabo en condiciones cuando las actividades deportivas deberían suspenderse normalmente.

“Si esto es lo que va ser para las olimpiadas, será peligroso”, dijo el oficinista Akira Nishino mientras se secaba el sudor de su frente el viernes cerca del Palacio Imperial.

Nueve personas murieron y miles fueron llevadas a hospitales el miércoles en todo Japón. La temperatura subió tan alto como 40,7 grados celsius (105 F) en el centro de Japón.

La Agencia Meteorológica de Japón advirtió de temperaturas extremadamente altas y pidió a la población tomar precauciones tales como beber agua y utilizar aires acondicionados.

En 1964, los Olímpicos en Tokio fueron realizados en octubre, principalmente para evitar el calor abrasador. Pero eso fue antes que los Juegos Olímpicos se convirtieran en un negocio gigantesco y los contratos de televisión determinaran los calendarios.

Los organizadores buscan soluciones, pero no hay mucho que se puede hacer para mitigar el calor.

Durante una visita a Tokio la semana pasada, John Coates, el titular de un equipo de inspección de COI, reconoció que el calor será un reto enorme para los organizadores de Tokio.

“Somos conscientes que tenemos que prepararnos para el calor extremo”, dijo Coates en una conferencia de prensa. “No son el primer país que alberga los Juegos con calor extremo. Es una consecuencia natural de ser en julio y agosto”.

El maratón y varias otras competencias al aire libre serán realizados temprano por la mañana para evitar el calor abrasador, según un plan aprobado el miércoles por el COI.