NACIONES UNIDAS (AP) — El gobernante norcoreano Kim Jong Un llamó “irracional” al presidente estadounidense Donald Trump y señaló que “pagará caras” sus amenazas, un posible indicio de que podría haber más pruebas de armas en el horizonte.

Horas después, se reportó que el ministro del exterior norcoreano dijo que su país podría estar planeando probar una bomba de hidrógeno en el Océano Pacífico para cumplir la promesa de Kim de tomar medidas “del más alto nivel” contra Estados Unidos.

En un comunicado que fue transmitido el viernes por la agencia oficial de noticias norcoreana, Kim dijo que Trump “es inapto para tener la prerrogativa del mando supremo de un país”, y describió al mandatario estadounidense como “un canalla y un mafioso al que le gusta jugar con fuego”.

“Yo haré que el hombre que tiene la prerrogativa del mando supremo en Estados Unidos pague caro su discurso en el que se pronunció por la destrucción total de la RPDC”, dijo Kim, según el despacho difundido por la Agencia Noticiosa Central Coreana.

La RPDC es la abreviatura de la República Popular Democrática de Corea, el nombre formal del país comunista.

El canciller norcoreano Ri Yong Ho dijo a reporteros en el marco de la Asamblea General de la ONU que la respuesta de su país “podría ser la detonación más poderosa de una bomba H en el Pacífico”, de acuerdo con la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Una prueba de ese tipo sería considerada por Washington y sus aliados como una fuerte provocación.

Las palabras de Kim fueron en respuesta al discurso que Trump pronunció el martes ante la Asamblea General, en el que ridiculizó al gobernante norcoreano al describirlo como un “hombre cohete” en una “misión suicida”, y afirmó que si se ve “obligado a defender a su país o a sus aliados, no tendremos más opción que destruir totalmente a Corea del Norte”.

Kim se refirió al discurso de Trump ante el organismo mundial como un “comportamiento completamente irracional”.

Las declaraciones de Trump “me han convencido, más que atemorizarme o detenerme, de que el camino que elegí es el correcto y es el que habré de seguir hasta el final”, señaló el gobernante norcoreano.

Kim dijo pensar “arduamente” en su respuesta.

La postura de Kim intensificará aún más la guerra de palabras entre Pyongyang y Washington a medida que Corea del Norte avanza en el perfeccionamiento de un misil capaz de transportar una ojiva nuclear y llegar a Estados Unidos.

En los últimos meses, Corea del Norte ha disparado un par de misiles intercontinentales que se presume pueden llegar a territorio continental de Estados Unidos y un par más que sobrevolaron territorio de Japón.

Corea del Norte también efectuó hace unos días su ensayo nuclear más poderoso hasta el momento.