SAN FRANCISCO (AP) — Tesla Motors despidió a cientos de trabajadores después de que la empresa fabricante de automóviles eléctricos completara sus revisiones anuales de rendimiento y a pesar de que intenta aumentar la producción para satisfacer la demanda de su nuevo sedán Model 3.

La compañía, con sede en Palo Alto, California, confirmó el sábado los recortes laborales en una declaración, pero no reveló cuántos de sus 33.000 trabajadores fueron despedidos. El diario San Jose Mercury News entrevistó a varios empleados actuales y exempleados de Tesla, que calcularon que entre 400 y 700 trabajadores perdieron sus empleos.

Los despidos afectaron a empleados en trabajos administrativos y de ventas, así como las fábricas de Tesla. Según la empresa, un número indeterminado de trabajadores recibió bonificaciones y promociones después de las revisiones.

Tesla está bajo presión para entregar al mercado su sedán Model 3 a una lista de espera de más de 450.000 clientes. Hasta ahora, la empresa ha estado retrasando sus propios objetivos de producción después de haber fabricado apenas 260 de los vehículos en su último trimestre.

Incluyendo otros modelos, Tesla espera fabricar alrededor de 100.000 vehículos este año. El director general Elon Musk intenta quintuplicar la producción el próximo año, una meta que probablemente tendrá que cumplirse para apoyar el valor de mercado de Tesla, de 59.000 millones de dólares: mayor que la de Ford Motor Co.

A diferencia de Ford, Tesla todavía no ha obtenido ganancias anuales.

A pesar de los despidos, Tesla todavía está buscando contratar a cientos de trabajadores más.