LOS ÁNGELES (AP) — Los Dodgers se quedaron a un triunfo de conquistar la Serie Mundial, algo que no han logrado en 29 años. Tras el naufragio en el séptimo juego ante los Astros de Houston, ha llegado la hora de comenzar de nuevo con todo.

Bueno, no con todo. No con las jóvenes estrellas, como Corey Seager y Cody Bellinger. Tampoco con el fenomenal abridor Clayton Kershaw.

Pero habrá decisiones complicadas que los Dodgers deberán tomar a finales de este año y comienzos del próximo.

Entre éstas destaca el destino de peloteros que podrían declararse agentes libres: el lanzador Yu Darvish, el intermedista Logan Forsythe, el pelotero de cuadro Chase Utley, los jardineros Andre Ethier, Curtis Granderson y el venezolano Franklin Gutiérrez, así como los pitchers Brandon Morrow y Tony Watson.

Darvish hizo implosión en el séptimo juego del Clásico de Otoño, al permitir cinco carreras _cuatro limpias_ y tres hits. El japonés no recetó un solo ponche y regaló un boleto en lo que fue su segunda actuación de menos de dos innings en la Serie Mundial.

Sin embargo, quiere seguir en Los Ángeles.

“Me gustaría volver a la Serie Mundial y lanzar mejor”, afirmó tras la derrota por 5-1 que los Dodgers sufrieron el miércoles por la noche. “Sólo quiero volver y lanzar mejor. Es difícil, pero en lo personal me gustaría quedarme con los Dodgers”.

Los Ángeles cuenta con una opción por 8,5 millones para renovarle el contrato a Forsythe. De lo contrario, tendría que pagarle un millón de dólares por la cláusula de rescisión.

En el caso de Ethier, los Dodgers tienen una alternativa por 17,5 millones y una cláusula de rescisión de 2,5 millones. Se trata del pelotero que más tiempo lleva en la organización.

Bellinger se ponchó 17 veces, un récord en la Serie Mundial. Sin embargo, es favorito para llevarse el premio al Novato del Año en la Liga Nacional.

Su surgimiento en la inicial eclipsó al veterano Adrián González. El mexicano ingresó en la lista de los lesionados por primera vez en su carrera y dejó espacio en la nómina para Bellinger.

González se perdió el final de la campaña por una dolencia de espalda. Quedó fuera de la nómina en los playoffs, y su futuro en Los Ángeles es incierto.

Hay nueve Dodgers que podrían recurrir al arbitraje salarial: los lanzadores Luis Avilán, Pedro Báez, Tony Cingrani, Josh Fields, Yimi García y Alex Wood, junto con el cátcher cubano Yasmani Grandal, el pelotero de cuadro y jardinero Kike Hernández, y el guardabosque Joc Pederson.

El club ostentó la nómina más alta de las mayores, con 240 millones de dólares, y está en camino de verse gravado en diciembre con un “impuesto al lujo” por unos 34 millones.

La gerencia deberá contemplar también el caso del campocorto Seager, cuyo codo derecho le ha dado molestias durante semanas. Ello afectó más sus lanzamientos que su bateo, y Seager sugirió que hay problemas que deberán corregirse durante el receso entre temporadas.

El manager Dave Roberts perdió a su padre en marzo. Hizo a un lado su duelo para guiar a los Dodgers a la obtención de 104 triunfos, la mayor cifra en la liga, y hacia su quinto título seguido en la División Oeste de la Nacional.

Ahora, confía en que su equipo volverá el año próximo, con más hambre de obtener ese cetro que se escapó por poco.

“El carácter de los chicos, el talento y el núcleo siguen intactos”, afirmó Roberts. “Evidentemente, en todos los equipos habrá cambios. Pero insisto en que me gustan mis jugadores. Creo en nuestro equipo y espero que estemos en la misma posición el año próximo”.