NAYPYITAW, Myanmar (AP) — El secretario de Estado Rex Tillerson dijo el miércoles que Estados Unidos está profundamente preocupado por los "informes creíbles" de atrocidades perpetradas por las fuerzas de seguridad de Myanmar y pidió una investigación independiente sobre la crisis humanitaria derivada del éxodo de cientos de miles de musulmanes rohingya a Bangladesh.

En una conferencia conjunta con la líder Aung San Suu Kyi en la capital de Myanmar, Tillerson dijo que Estados Unidos consideraría sanciones individuales contra los responsables de la violencia, pero agregó que no recomendaría "sanciones económicas generalizadas " contra todo el país.

"Todo eso tiene que estar basado en evidencias", dijo Tillerson. "Si queremos información creíble que nosotros creemos que es bastante confiable que ciertas personas fueron responsables de ciertos actos que para nosotros son inaceptables, entonces las sanciones enfocadas en personas individuales muy bien podrían ser apropiadas", dijo.

La visita de un día de Tillerson ocurre a la vez que un nuevo informe indica que existen "cada vez más evidencias" de genocidio en contra de rohingya en el estado de Rakhine, en Myanmar, donde un operativo de seguridad del gobierno ha hecho que más de 600.000 rohingya escapen a la vecina Bangladesh.

Secretary of State Rex Tillerson announced on Wednesday that the US is committing a further $47 million dollars in humanitarian aid for refugees from Myanmar. (Nov. 15)

Tillerson también se reunió con Min Aung Hlaing, el poderoso jefe militar de Myanmar, a cargo de los operativos en Rakhine.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el martes que Tillerson usaría la visita para "manifestar preocupación por el desplazamiento y la violencia e inseguridad que afecta a la población rohingya y otras poblaciones locales y hablar sobre cómo se puede ayudar a las partes interesadas de Burma a poner en práctica las promesas hechas para poner fin a la crisis y trazar ideas productivas para más adelante". Myanmar antes se llamó Burma.