LONDRES (AP) — La muerte de la vocalista principal de The Cranberries Dolores O'Riordan no es considerada sospechosa, dijo la policía británica el martes. Un amigo dijo que la cantante parecía emocionada y "llena de vida" apenas horas antes de su fallecimiento.

O'Riordan, de 46 años, fue hallada muerta el lunes por la mañana en un hotel en Londres. La policía inicialmente dijo que el deceso era "inexplicable", pero el martes dictaminó que no era sospechoso, lo que significa que no se halló evidencia de crimen. El caso pasará a un forense para determinar la causa de muerte.

O'Riordan padeció problemas de salud física y mental a lo largo de los años. El año pasado los Cranberries interrumpieron una gira mundial debido a problemas de espalda de la cantante.

O'Riordan había hablado en entrevistas sobre los abusos sexuales que sufrió cuando era niña, sus batallas con la depresión y un diagnóstico de trastorno bipolar. En el 2014, fue acusada de agredir a tres policías y una auxiliar de vuelo durante un incidente de furia aérea en un viaje de Nueva York a Irlanda. Registros médicos proporcionados a la corte en su juicio indicaron que estaba enferma mentalmente en el momento.

La cantante irlandesa se encontraba en Londres para grabar una versión del éxito de los Cranberries "Zombie" con la banda de rock de Los Ángeles Bad Wolves.

Dan Waite, del sello musical Eleven Seven y amigo de la cantante, dijo que O'Riordan le dejó un mensaje de voz la mañana del lunes diciendo que estaba muy ilusionada por la grabación. Dijo que "sonaba llena de vida, bromeando y emocionada de vernos a mí y a mi esposa esta semana".

"La noticia de su fallecimiento es devastadora y mis pensamientos están con Don, su exesposo, sus hijos, y su madre", dijo Waite.

Los Cranberries se formaron en la ciudad irlandesa de Limerick a finales de los 80 y tuvieron éxitos internacionales en los 90 como "Dream", ''Linger" y "Zombie".

El primer ministro irlandés Leo Varadkar dijo que "para cualquiera que creció en Irlanda en los 90, Dolores O'Riordan era la voz de una generación".

En su ciudad natal de Limerick, los vecinos firmaron un libro de condolencias en el ayuntamiento. El alcalde Stephen Keary dijo que O'Riordan "colocó a Limerick en el mapa musical y en un mapa del mundo".

"Logró tanto en sus cortos años. Su recuerdo sobrevivirá", expresó.