AYUTTHAYA, Tailandia (AP) — Once elefantes, cubiertos de polvo para parecer de un blanco prometedor, formaron parte de una ceremonia con gran fervor en la antigua capital real de Tailandia, Ayutthaya, al cumplirse un año de la muerte del rey Bhumibol Adulyadej.

Los dolientes vestidos de negro se pararon frente a los elefantes y permanecieron en silencio durante 89 segundos a partir de las 3:52 de la tarde del viernes, la hora oficial en que ocurrió la muerte de Bhumibol, en lo que la cultura budista tailandesa reconoció como su año 89.

Los dolientes cantaron posteriormente un himno real edificante y sostuvieron fotos de Bhumibol sobre sus cabezas, mientras otros se postraban en el suelo.