MILAN (AP) — Esta semana era considerada como una prueba de las credenciales del Napoli en la liga doméstica y en Europa.

Hasta ahora, el club del sur de Italia ha dejado una buena impresión.

El sábado pasado, Napoli superó 1-0 a la Roma para mantenerse en la cima de la Serie A como el único conjunto con récord perfecto después de ocho fechas. El martes, el equipo dirigido por Maurizio Sarri le ocasionó todo tipo de problemas a Manchester City, aunque terminó perdiendo por 2-1 en su visita al club inglés por la Liga de Campeones.

“Enfrentamos a uno de los mejores equipos que he visto en mi carrera, probablemente el mejor”, señaló el técnico del City, Pep Guardiola.

El delantero del Napoli, Dries Mertens, se entusiasmó al proclamar que “si jugamos nuestro estilo de fútbol, podemos competir contra cualquiera”.

El próximo oponente es el Inter, el único otro club invicto esta temporada en la Serie A. El equipo de Milán marcha segundo en la liga, a dos puntos de Napoli.

Sarri criticó la seguidilla de partidos que encara su plantel.

“Alguien entendió mal el criterio a la hora de armar el calendario de partidos”, dijo Sarri. “Representamos a Italia en uno de los estadios más importantes en Europa, contra un equipo que creo que es el mejor de todos. Lo hicimos tres días después de un partido contra la Roma, y tres días antes de jugar contra el Inter”.

“Evidentemente, en este momento hay ciertas personas en la liga que no están capacitadas para realizar ciertas tareas (el calendario)”.

Napoli tiene entre algodones a Lorenzo Insigne, su crucial mediocampista que salió cojeando del partido contra el City por una distensión del muslo.

Insigne ha sido titular en los 13 partidos de Napoli esta temporada, al igual que cuatro encuentros de la selección de Italia por las eliminatorias mundialistas.

El argelino Adam Ounas podría ser titular por primera vez, o Piotr Zielinski podría ocupar el puesto como hizo en Manchester.

Napoli ha ganado todos sus partidos en la Serie A gracias a un ataque devastador, y el partido contra la Roma fue el primero por la liga doméstica en el que no anotó al emnos tres goles.