BEIRUT (AP) — Al menos ocho personas murieron el miércoles en una región controlada por los rebeldes al este de Damasco debido a ataques aéreos lanzados por las fuerzas sirias y rusas, informaron activistas de oposición. Los ataques fueron parte de una campaña aérea que ha dejado decenas de civiles muertos en los últimos días.

Alrededor de 60 civiles murieron el martes en ataques aéreos y fuego de artillería que sobrecogieron a los socorristas y que propiciaron llamados de cese del fuego inmediatos para poder dar una atención médica urgente.

Los trabajadores de defensa civil de la oposición, conocidos como Cascos Blancos, dijeron el miércoles que ocho civiles murieron y muchos resultaron heridos luego que aviones de guerra atacaron el pueblo de Hamouriyeh, haciendo que un edificio colapse y aplaste a sus residentes. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos también reportó las muertes, que dijo que aumentaron el total de muertos en el área desde el 29 de enero a 384, incluso 94 niños.

La región de Ghouta, el este de Damasco, tiene casi 400.000 residentes sitiados y atrapados por la violencia. Ha estado bajo un ataque intenso desde fines de diciembre, mientras que el gobierno del presidente sirio Bashar Assad trata de controlarla.

La campaña aérea del gobierno sirio y su aliado, Rusia, también ha azotado a la provincia de Idlib, en el noroeste del país, la región más grande bajo control de la oposición en Siria. La ofensiva de Idlib impactó hospitales y edificios residenciales y se ha intensificado luego que milicianos derribaron un caza ruso Su-25 el fin de semana cerca del pueblo de Saraqeb.

La organización defensora de los derechos de los niños Save the Children dijo el miércoles en un comunicado que la escalada de combates internos en el enclave de Idlib, controlado por la oposición, pone en riesgo extremo a miles de niños.

Dijo que más de 30 escuelas que reciben apoyo de Save the Children y sus socios en el área han tenido que cerrar temporalmente debido a temores sobre su seguridad. Cientos de familias, muchas de las cuales fueron desplazadas y viven en tiendas de campaña, han sido blanco de más ataques y se han quedado sin lugar donde refugiarse, agregó.

Horas antes, el gobierno de Francia dijo que es probable que las fuerzas de Siria hayan empleado gas cloro en sus últimos ataques contra zonas controladas por los rebeldes.

“Todos los indicios nos muestran hoy que el régimen sirio está usando gas cloro”, dijo el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, a la televisora BFM TV.

El gobierno de Damasco y su aliado Rusia han estado atacando zonas rebeldes sitiadas en el exterior de la capital siria durante dos días. La ofensiva aérea causó decenas de muertos.

Un investigador enviado por Naciones Unidas dijo el martes que su equipo estaba estudiando los reportes sobre bombas que supuestamente empleaban cloro como arma que habrían sido empleadas en dos ocasiones recientemente en Siria.

"Naciones Unidas ha abierto una investigación sobre esto”, informó Le Drian. "La amenaza de utilizar armas químicas persiste, esta es una situación muy seria”.