SILVERSTONE, Inglaterra (AP) — A pesar de toda la turbulencia en la vida de Lewis Hamilton, regresar a la pista en su país natal brinda algo de tranquilidad.

Por quinto año consecutivo, el tricampeón de la Fórmula Uno correrá el domingo desde la pole en el Gran Premio Británico, después de superar a sus rivales de Ferrari, Kimi Raikkonen y Sebastian Vettel, en un mojado circuito de Silverstone.

De pie en los pits después de la clasificación el sábado, Hamilton saboreó los gritos de los aficionados de casa, los carteles y las banderas inglesas.

“Tengo que lograrlo por ellos”, dijo Hamilton.

Hamilton elogió varias veces a la multitud, desde que bajó de su Mercedes después de recorrer el circuito en 1 minuto, 26.6 segundos, durante las entrevistas cerca de la pista y en la conferencia de prensa.

Sin duda le fue mejor el sábado en Silverstone que el miércoles en Londres.

Cuando los nuevos dueños de la F1 encabezaron un evento de exhibición en la Trafalgar Square, Hamilton fue el único que no asistió a la actividad y fue abucheado cuando mencionaron su nombre.

Mercedes ha tratado desde entonces sofocar la respuesta negativa.

Posiblemente la decisión de Hamilton de no ir a Londres para tomarse dos días libres en Grecia para recuperarse después de terminar cuarto en el Gran Premio de Austria el domingo parece justificar su desempeño en Silverstone.

“Me siento fabuloso, especialmente con el público así alrededor de la pista”, dijo Hamilton. “Crecimos manejando en estas típicas condiciones inglesas. Me siento cómodo”.

El jefe del equipo Toto Wolff fue más enérgico con los medios que lo criticaron, al señalar que poner en duda “su forma de prepararse (de Hamilton) es un insulto”.

Wolff acusó a su contraparte en Red Bull Christian Horner de tratar de sacar “algunas trastadas de la situación” por decir al público en Londres que solo estaban 19 de los 20 pilotos.

“Hubo tres abucheos de entre unas 10.000 personas”, dijo Wolff, con notable precisión.

“Tratar a la superestrella local en esa forma va en contra de mis principios”, agregó. “No veo que haya una gran respuesta negativa cuando las multitudes están vitoreando (en Silverstone). Estoy metido en el garaje y puedo escuchar a la multitud aplaudiendo y gritando”.

El compañero de Hamilton en Mercedes, Valtteri Bottas, tuvo el cuarto mejor tiempo. Bottas carga con una sanción de cinco puestos en la parrilla para el domingo tras tener que cambiar la transmisión de su bólido.

Hamilton tuvo que esperar para saber si largaría desde el primer puesto de la parrilla el domingo, ya que los comisarios evaluaron una movida en la que supuestamente bloqueó el vehículo de Romain Grosjean durante la clasificación. Al final no fue sancionado.

El mexicano Sergio Pérez se clasificó séptimo en su Force India.

Hamilton tiene una desventaja de 20 puntos frente a Vettel en el campeonato de Fórmula Uno y ahora se encuentra a uno del récord de todos los tiempos de 68 poles, de Michael Schumacher.