FRÁNCFORT, Alemania (AP) — Altos funcionarios del Banco Central Europeo expresaron preocupación ante el fortalecimiento del euro y la posibilidad de una guerra comercial global al resolver en su encuentro más reciente frenar la eliminación del estímulo económico.

Las actas de la reunión del 8 de marzo indican que el consejo de 25 miembros del banco consideran que la posibilidad de un aumento de tarifas perjudique la economía mundial. El presidente estadounidense Donald Trump anunció que aplicará aranceles sobre el acero y el aluminio, además de mercaderías chinas.

Durante toda la reunión se habló del fortalecimiento del euro, que podría perjudicar las exportaciones. La moneda común se ha elevado frente al dólar de 1,18 a fines del año pasado a 1,24 en el momento de la reunión. El jueves se cotizaba a 1,2330 dólares.

El consejo dejó abierta la fecha final de su programa de estímulo mensual de compra de bonos. Éstas continuarán al menos hasta septiembre.

El banco ha comprado bonos con dinero fresco desde marzo de 2015 para tratar de elevar la inflación, que se encuentra en niveles considerados bajos. La meta del banco es elevarla del actual 1,4% anual a poco menos de 2%. Las compras apuntan también a reducir las tasas de interés a largo plazo y facilitar los préstamos de bancos a las empresas para sostener la actividad económica. Mientras tanto, la tasa de interés referente del banco se encuentra en cero.

El banco dice que esas políticas han sustentado el actual auge económico de los 19 países del euro al superar una crisis provocada por la elevada deuda fiscal y bancaria.