HOUSTON (AP) — Después de que Austin Rivers anotó sólo seis puntos en la primera mitad del encuentro del viernes, sus compañeros de los Clippers le dieron un consejo.

“Austin, tienes que ser más agresivo”, le dijeron, según contó el propio Rivers.

Sin duda siguió la recomendación.

Rivers anotó 36 puntos, la mejor cifra de su vida, incluidos seis triples para que Los Ángeles se sobrepusiera a otra noche espectacular de James Harden y venciera 128-118 a los Rockets de Houston.

“Si íbamos a ganar, yo tenía que concentrarme en el ataque”, destacó Rivers. “Y justo desde el inicio de la segunda mitad, mi atención estuvo en ser agresivo y en dar pelea”.

Por segundo encuentro seguido, Harden brilló con 51 puntos. Pero Houston ha caído en ambas ocasiones.

El miércoles, los Rockets vieron cortada una racha de 14 victorias consecutivas en un duelo ante los Lakers. Ahora, han hilvanado derrotas seguidas, algo que sólo les había ocurrido una vez anterior en la temporada, el 28 y 30 de octubre.

Rivers embocó un triple con apenas tres minutos por jugarse, para estirar la delantera a 117-111. Ryan Anderson convirtió dos tiros libres por Houston, antes de que C.J. Williams aportara una bandeja por los Clippers.

Lou Williams, exjugador de los Rockets que aportó 32 puntos como reservista, atinó luego su cuarto triple del partido, para colocar el marcador en 122-113.

Una pérdida de balón de Harden llevó a que el entrenador Mike D’Antoni solicitara una pausa. Rivers acertó otro triple después de ésta y Harden encestó en bandeja pero se marchó unos segundos después, por acumulación de faltas.

Se le marcó una falta técnica por discutir la decisión de los árbitros. Fue su tercer encuentro de la campaña con al menos medio centenar de puntos.

Desde marzo de 2007, cuando Kobe Bryant hiló cinco encuentros consecutivos anotando por lo menos 50 unidades, ningún otro jugador de la NBA lo había conseguido.

Pero ninguna de esas estadísticas le interesó a Harden.

“Perdimos”, dijo. “Nada de eso importa”.