SEÚL, Corea del Sur (AP) — Mientras la policía malaya investigaba la muerte de Kim Jong Nam, el hermano exiliado del líder norcoreano Kim Jong Un, se multiplicaban las conjeturas en torno de lo que parece ser uno de los asesinatos más extraños que se hayan visto recientemente en el mundo.

Un rumor dice que Corea del Norte mató a Kim Jong Nam porque planeaba crear un gobierno en el exilio formado por desertores. Otro sostiene que Kim Jong Un estaba furioso al enterarse de planes secretos chinos de entronar a su hermano en Pyongyang si algo le sucediera a él.

O tal vez Pyongyang no tuvo nada que ver. Tal vez Kim Jong Nam, conocido por su estilo de vida irresponsable y sus hábitos de jugador, tenía problemas de dinero con organizaciones criminales, las cuales ordenaron matarlo.

Hay teorías aún más extravagantes. Diarios surcoreanos han reproducido rumores que circulan en el internet chino sobre la presidenta surcoreana Park Geun-hye, sometida a juicio político por corrupción, quien planeó la muerte de Kim para desviar la atención.

La agencia de espionaje surcoreana, que insiste en presentar a Kim Jong Un como un dictador irracional e inestable, sostiene que mató a su hermano inofensivo por parte de padre por simple "paranoia". El embajador norcoreano en Kuala Lumpur, furioso, ha dicho que Pyongyang rechazará los resultados de la autopsia porque las autoridades malayas pueden estar "tratando de ocultar algo" en "complicidad con fuerzas hostiles".

En medio de los rumores, la mayoría de los expertos surcoreanos creen que existe una explicación sencilla del presunto asesinato de Kim, quien aparentemente murió envenenado por dos mujeres en el aeropuerto de Kuala Lumpur el lunes.

Kim Jong Un, quien ha ejecutado o marginado a muchos altos funcionarios desde que asumió en 2011, probablemente decidió eliminar a posible rival por el poder, dicen los expertos. Kim Jong Nam era el único miembro del clan que hablaba habitualmente con la prensa extranjera y en ocasiones criticaba la transferencia hereditaria del poder.

Corea del Norte ha ajustado los controles sobre sus ciudadanos en el exterior desde la deserción de Thae Yong Ho, un diplomático de alto rango en Londres que llegó a Corea del Sur el aaño pasado. También es posible que Kim Jong Nam, quien residía en Macau y en China continental, fuera asesinado al desobedecer la orden de regresar a Corea del Norte, según algunos expertos.

Pero otros son escépticos al respecto. Las mujeres arrestadas por su presunta participación no eran coreanas y sus métodos eran demasiado desprolijos y descuidados como para tratarse de un asesinato norcoreano.

___

Kim Tong-hyung está en www.twitter.com/@KimTongHyung