WASHINGTON (AP) — Horas después de que parte del gobierno federal dejara de funcionar, demócratas y republicanos pasaron el sábado intentando evitar la culpa por la parálisis a causa del tema migratorio y exhibieron pocos indicios de progreso para poner fin al estancamiento.

Los señalamientos inculpatorios sucedieron durante las sesiones extraordinarias de fin de semana en la Cámara de Representantes y el Senado, donde los legisladores procuraban mostrar a los electores que trabajaban en forma activa a favor de una solución, o al menos explicando en forma activa por qué la otra parte tenía la culpa. La escena resaltó los altos costos políticos que la parálisis de gobierno podría acarrear a ambos partidos en un año electoral y cuyas consecuencias todavía no se aclaran.

“El pueblo estadounidense no puede entender por qué el líder demócrata del Senado piensa que todo el gobierno debe paralizarse hasta que obtenga lo que quiere en materia de inmigración ilegal”, afirmó el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, horas después del fracaso de una última oportunidad de votación en esa cámara.

Los demócratas se negaron a ceder los votos necesarios para que el gobierno reanude plenamente su funcionamiento hasta que concreten un acuerdo con el presidente Donald Trump que proteja a los inmigrantes jóvenes de la deportación, facilite asistencia en caso de desastres y aumente los recursos a tratamientos contra la adicción a opioides y otros programas internos.

Los demócratas son “muy, muy sensibles a esos asuntos”, dijo el senador Chuck Schumer, líder de la bancada demócrata, y afirmó creer que “el pueblo estadounidense está de nuestra parte”.

La disputa ocurrió después de una votación nocturna en la que los senadores demócratas bloquearon una iniciativa aprobada en la Cámara de Representantes que habría permitido a diversas agencias mantenerse en funcionamiento durante otras cuatro semanas.

Los republicanos esperaban obtener apoyo demócrata en una versión que permitiría el funcionamiento de las agencias durante tres semanas para poner punto final a este episodio. Los demócratas insistieron en una alternativa que duraría solo varios días _lo que según ellos apremiaría a los republicanos a alcanzar un acuerdo sobre inmigración_ y dijeron que aniquilarán la iniciativa de tres semanas en la votación del lunes en el Senado.

El cierre del gobierno tuvo lugar en el aniversario de la asunción presidencial de Trump. Mientras los legisladores reñían en el Capitolio, manifestantes marchaban en las calles en una repetición de la protesta de mujeres de hace un año. El mandatario se mantuvo fuera de la vista y canceló sus planes de viajar este fin de semana a su casa de descanso en Florida.

___

Los periodistas de The Associated Press, Matthew Daly, Richard Lardner y Darlene Superville contribuyeron a este despacho.