PARKLAND, Florida, EE.UU. (AP) — El sospechoso del ataque a tiros en una escuela de Florida compareció ante una corte el lunes para una audiencia procesal sobre cómo se manejaría el papeleo legal en el caso.

Nikolas Cruz no dijo nada cuando hizo su primera aparición en persona en el Tribunal de Circuito del condado Broward. Su comparecencia anterior fue mediante enlace en video desde una prisión.

Cruz, que llevaba un mono naranja de la prisión, mantuvo la cabeza baja y no pareció hacer contacto visual con el juez u otras personas en el tribunal, aunque respondió brevemente a alguien del equipo de la defensa.

La audiencia se refería a las reglas que regirán cómo se sellarán los documentos. La jueza Elizabeth Scherer dijo que estaba a favor de la apertura siempre que fuera posible.

Cruz está acusado de matar a 17 personas y herir a muchas otras en el ataque del miércoles en la escuela Marjory Stoneman Douglas, de donde había sido expulsado.

Sus abogados han dicho que se declarará culpable si los fiscales acuerdan no solicitar la pena de muerte. No se ha tomado una decisión al respecto.

La comparecencia en la corte se produjo después de un fin de semana en el que los estudiantes supervivientes del ataque intentaron convertirse en la cara pública de un movimiento en pro del control de armas. Eso los pondría en un potencial curso de colisión con el presidente Donald Trump.

Varios de los estudiantes han criticado al mandatario, cuya elección fue fuertemente apoyada por la National Rifle Association y se desarrolló con un programa político opuesto al control de armas.

Trump pasó el fin de semana en su mansión en el sur de Florida, a una hora en automóvil de la secundaria donde ocurrió la masacre. Las únicas menciones que Trump hizo sobre la tragedia fueron unos tuits del sábado: en uno afirmó que el FBI estaba más concentrado en la investigación sobre Rusia que en indagar las advertencias recibidas sobre Cruz, y en otro se mofó de los demócratas por no concretar el control de armas de fuego.

“Usted es el presidente, se supone que debe unirnos como nación, no dividirnos”, dijo David Hogg, estudiante de 17 años, en la secundaria en declaraciones a la NBC.

“Cómo se atreve”, agregó.

Después de más de un día de críticas de los estudiantes, la Casa Blanca dijo que el presidente sostendrá el miércoles una “sesión interactiva” con estudiantes no especificados y se reunirá el jueves con autoridades estatales y locales de seguridad.

Decenas de estudiantes adolescentes se tendieron sobre el pavimento frente a la Casa Blanca para exigir una acción presidencial sobre el control de armas y simbolizar a las 17 víctimas asesinadas entre estudiantes y personal en la secundaria en Florida.

Padres y maestros se sumaron a la protesta de los adolescentes. Los manifestantes cruzaron sus brazos sobre el pecho. Dos activistas estaban cubiertos con una bandera estadounidense. Uno de ellos sostenía un cartel en el que preguntaba: “¿seré yo el siguiente?”.

Ella Fesler, estudiante de 16 años en una secundaria en Alexandria, Virginia, dijo que “es en verdad importante manifestar nuestro enojo y la importancia de finalmente intentar un cambio y tener un control de armas en Estados Unidos”.

Fesler dijo que “a diario cuando ‘me despido’ de mis padres, estoy consciente de que podría no verlos de nuevo”.

____

Los periodistas de The Associated Press Gary Fineout, en Tallahassee, Florida; Tamara Lush, en St. Petersburgh, Florida, y Nicholas Riccardi, en Denver, colaboraron para este despacho.