WASHINGTON (AP) — La Casa Blanca presentará el viernes al Congreso una solicitud de asistencia para desastres por unos 44.000 millones de dólares, los cuales son insuficientes para las peticiones de Texas, Florida y Puerto Rico tras la devastación que les causaron los recientes huracanes.

Asesores legislativos enterados de la petición del gobierno solicitaron el anonimato para informar de ésta por anticipado.

La solicitud, la tercera del presidente Donald Trump desde que los huracanes Harvey, Irma y María azotaron la costa del Golfo de México y el Caribe, haría que el total asignado a asistencia tras los temporales ascienda este otoño a casi 100.000 millones de dólares.

La nueva entrega añadiría 24.000 millones de dólares a la cuenta principal del gobierno para desastres, y establecería un nuevo programa de subvenciones por 12.000 millones de dólares para proyectos de mitigación de inundaciones.

Sin embargo, la medida del viernes no incluirá suficientes recursos para Puerto Rico, pues el gobierno está aguardando se le proporcionen cálculos por el monto de los daños. El gobernador Ricardo Rosselló ha solicitado 94.000 millones de dólares, de los cuales 18.000 millones serían para reconstruir la infraestructura eléctrica de la isla y 31.000 millones para viviendas. La Casa Blanca anticipa el envío de otra solicitud centrada en las necesidades de la isla, pero no ha precisado cuándo.

Seguramente Texas y Florida tampoco recibirán suficientes recursos. El gobernador de Texas, Greg Abbott, envió en octubre una solicitud por 61.000 millones de dólares a Trump para afrontar los daños causados por Harvey, incluidas solicitudes ambiciosas para proyectos de control de inundaciones y de navegación. Una delegación legislativa de Florida ha pedido 27.000 millones de dólares.

El senador republicano John Cornyn dijo que su oficina ya fue informada sobre la medida, que él consideró “totalmente inadecuada”.

El jueves en la noche, Trump aprobó una declaración de desastre para Alabama y ordenó la entrega de asistencia federal para las zonas que el huracán Nate dañó a principios de octubre.