ST. PETERSBURG, Florida, EE.UU. (AP) — El receptor de los Yanquis Gary Sánchez fue colocado nuevamente en la lista de incapacitados de 10 días, una jornada después que no se desplegó con máximo esfuerzo en jugadas claves de una derrota 7-6 ante Tampa Bay.

Sánchez se perdió 20 juegos entre el 25 de junio y el 19 de julio por un tirón en la ingle.

“Ayer tuvimos una tomografía y reveló la misma lesión, en el mismo lugar”, dijo el receptor dominicano. “Así que la lesión se reagravó”.

Sánchez no estableció un plazo para su posible regreso.

Tras el juego del lunes, el dominicano dijo que había superado los problemas en la ingle y que solo tenía que jugar mejor.

“Tener estrechez en ciertas partes del cuerpo, estoy acostumbrado a eso”, comentó Sánchez. “Sigues jugando y eventualmente desaparece. Antes del juego mencioné que me sentía un poco tenso”.

Austin Romine quedó como el receptor titular para enfrentar a los Rays el martes.

En el primer inning contra los Rays, Sánchez acumuló su décimo pasbol de la temporada y empató el liderato de las Grandes Ligas, cuando dejó escapar un pitcheo rompiente de Luis Severino y luego reaccionó lentamente al buscar la bola por la tercera base.

“Me agarró en la primera entrada”, dijo Sánchez. “La jugada en el primer inning. No dije nada entonces. Para mí, lo importante era resistir y seguir ayudando al equipo”.

Severino parecía molesto al hablar con Sánchez en la caseta al finalizar la entrada, en un intercambio que fue captado por las cámaras.

Nueva York congestionó las bases en el noveno cuando Sánchez fue a batear con dos outs. Dio un rodado hacia la intermedista Daniel Robertson, quien tiró hacia el torpedero Willy Adames. Mientras que Aaron Hicks superó el tiro a segunda, Sánchez trotó por la raya de primera base y fue sacado out por el alerta Adames.

Los 16 pasbols de Sánchez le dejaron empatado con Yasmani Grandal por la mayor cantidad en Grandes Ligas en 2017, cuando Sánchez estuvo detrás del plato para 53 lanzamientos descontrolados. Sánchez ha estado detrás del plato en 35 lanzamientos descontrolados este año.

“Cuando el otro equipo anota carreras y básicamente terminas perdiendo el juego por tu culpa, te sientes mal por tus compañeros y por los aficionados, porque quieres esforzarte al máximo”, comentó Sánchez.