CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Por primera vez en la historia, México apostará por una liga profesional de fútbol de mujeres, que será avalada por la mayoría de los clubes de la primera división y que se pondrá en marcha este viernes, cuando Pachuca enfrente a Pumas.

Sólo jugadoras mexicanas menores de 23 años y mayores de 17 podrán participar en el torneo. De los 18 clubes que militan en la primera división (Liga MX), sólo dos no contarán por ahora con equipo de mujeres, Puebla y el recién ascendido Lobos BUAP.

"Es un gran paso que da el fútbol mexicano y que damos como sociedad, el hecho de que podamos llevar a otro nivel el fútbol femenil", dijo a The Associated Press el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla. "Es algo que nos llena de orgullo, es un honor y una obligación el dar lo mejor que tengamos para que esta liga nazca, pero sobre todo para que crezca fuerte".

Desde hace un par de años, hay una liga amateur de mujeres que depende también de la Federación Mexicana y en la que participan 240 equipos de todo el país en dos categorías, sub16 y sub13.

La decisión de profesionalizar el fútbol de mujeres fue aprobada en diciembre durante la asamblea de dueños de los clubes.

"Queremos fortalecer una liga femenil para nutrir de estrellas a las selecciones nacionales", dijo Bonilla.

En el pasado, las jugadoras de selecciones femeninas se concentraban en el Centro de Alto Rendimiento y realizaban giras de preparación antes de participar en torneos internacionales. Bonilla explicó que los recursos que la Federación Mexicana gastaba en esa preparación se aportarán ahora para la liga, además de que cada equipo de la primera división aportará dinero para el nuevo torneo.

Sin embargo, el dirigente no reveló montos económicos.

"Mañana rueda el balón por primera vez en una liga profesional de fútbol femenil en México, pero lo más importante es recordar que este hecho histórico nos presenta la oportunidad de construir un México donde la equidad de género sea una acción de crecimiento y no palabras que se las lleva el viento", escribió en Twitter la seleccionada mexicana Charlyn Corral, quien juega para el Levante de España.

El nacimiento de la liga no ha estado exento de críticas por una aparente falta de equidad. Distintos medios mexicanos afirmaron esta semana que al menos algunas futbolistas devengarían 2.500 pesos mensuales (unos 140 dólares). Además, las jugadoras de doble nacionalidad no pueden participar en la liga y varios encuentros no se disputarán en los estadios de la máxima categoría, sino en otros de menores dimensiones.

"Es un proyecto nuevo que irá creciendo y se irá modificando, pero hay que dejar que arranque, luego veremos las imperfecciones", dijo el entrenador del América, Miguel Herrera. "La federación mexicana irá atacando los problemas para que sea una liga estable y sólida. Hay mucha ilusión de que vaya creciendo y que se vayan arreglando todas las imperfecciones".