YAKARTA, Indonesia (AP) — Casi una quinta parte del bosque perteneciente a un refugio de orangutanes en la parte indonesia de la isla de Borneo ha sido ocupada y dañada por personas que residen cerca de la zona, amenazando los esfuerzos para rehabilitar a la amenazada población de grandes primates antes de su puesta en libertad, denunció un grupo de ecologistas.

Casi 340 hectáreas (840 acres) del bosque Samboja Lestari en Kalimantan Este han sido invadidas, explicó el portavoz de la Borneo Orangutan Survival Foundation, Nico Hermanu. Los sospechosos son migrantes de otras regiones de Indonesia que ocuparon las tierras, cortaron sus árboles y plantaron cultivos.

Sus actividades están cerca de una “escuela forestal” donde residen más de 20 orangutanes y que es una parte crucial de su rehabilitación.

La fundación compró las tierras para levantar el santuario de 1.850 hectáreas (4.571-acres) a propietarios locales en varios años y restauró su bosque.