MOGADISCIO, Somalia (AP) — Un camión lleno de explosivos estalló frente a un popular hotel el domingo en la capital de Somalia, donde dejó al menos 23 muertos y más de 30 heridos, y los disparos continuaban a medida que las fuerzas de seguridad perseguían a otros atacantes dentro del edificio, indicó la policía.

Se escucharon otras dos detonaciones, una de ellas cuando un agresor hizo detonar su chaleco.

En declaraciones vía telefónica a The Associated Press desde el lugar, el capitán Mohamed Hussein dijo que 30 personas, incluido un ministro del gobierno, fueron rescatadas del hotel Nasa-Hablod al tiempo que intensos tiroteos continuaban en el enfrentamiento entre extremistas y fuerzas de seguridad. Tres de los cinco atacantes fueron muertos, agregó Hussein. Los otros arrojaban granadas y cortaron la electricidad del edificio al caer la noche.

Los estallidos del sábado ocurrieron dos semanas después de que más de 350 personas murieron en un atentado masivo con un camión en una concurrida calle de Mogadiscio, el peor ataque terrorista en la historia del país.

Al-Shabab, el grupo extremista islámico más letal de África, rápidamente se adjudicó la responsabilidad por el ataque del sábado y dijo que sus combatientes se encontraban dentro del hotel.

Entre los muertos estaban una madre y sus tres hijos, incluido un bebé, todos baleados en la cabeza, afirmó Hussein. Otras de las víctimas fueron un coronel de la policía somalí, un ex legislador y un ex ministro gubernamental. Tomas de video de la escena permitían ver vehículos retorcidos y edificios cercanos de los que sólo quedaban las paredes en pie.

Mohamed Dek Haji dijo haber sobrevivido al atentado mientras caminaba junto a un automóvil estacionado que en gran medida quedó destruido por el estallido. Indicó que vio al menos a tres hombres armados vestidos con uniformes militares que corrían hacia el hotel después de que el camión estalló en la puerta de acceso.

“Creo que eran combatientes de al-Shabab que trataban de allanar el hotel”, afirmó desde su cama de hospital. Sufrió pequeñas lesiones en un hombro y en el cráneo a consecuencia de fragmentos de cristales.

Testigos de ataques previos han dicho que los milicianos de al-Shabab suelen disfrazarse con uniformes militares.

Las autoridades de seguridad dicen que el atacante del sábado fingió que su camión se descompuso frente a la puerta. El coronel policial Mohamed Abdullahi dijo que el miliciano se detuvo frente al hotel, el cual contaba con muchos vigilantes, e hizo como que reparaba el camión antes de darle la vuelta y detonarlo.

Al-Shabab suele atacar áreas de alto perfil en Mogadiscio. No ha efectuado comentarios sobre el ataque masivo de hace dos semanas.