GLASGOW, Escocia (AP) — Sus colaboradores habían dicho que Donald Trump se dedicaría el fin de semana a preparar la crucial cumbre del lunes en Helsinki con su colega ruso Vladimir Putin, pero el presidente norteamericano dedicó la mañana del sábado a jugar al golf, culpar a su predecesor por la deficiente respuesta de Estados Unidos al hackeo ruso de las elecciones y fustigar a su detestada emisora CNN.

“He llegado a Escocia y pasaré dos días en Trump Turnberry con reuniones, llamadas y, espero, un poco de golf, ¡mi forma principal de ejercicio!”, tuiteó el sábado por la mañana. “¡El tiempo está hermoso y este lugar es increíble! Mañana voy a Helsinki para una reunión el lunes con Vladimir Putin”.

Trump fue avistado en el campo de golf. Un periodista de la BBC grabó escenas del presidente agitando el brazo a los manifestantes que gritaban “No Trump, no KKK, no EEUU racista”.

Miles de personas se manifestaron en Inglaterra y Escocia contra la presencia del presidente estadounidense. Unas 10.000 personas marcharon el sábado en Edimburgo y la policía buscaba a un parapentista que violó la zona de veda de vuelos para desplegar un cartel sobre el resort del oeste de Escocia donde el presidente y su esposa Melania pasaban el fin de semana.

El cartel desplegado el viernes por la noche decía “Trump: Muy por debajo de par”.

En los tuits del sábado, Trump culpó a su predecesor Barack Obama por no respnde con fuerza suficiente a la injerencia rusa. Esta fue su primera reacción al anuncio del viernes, cuando se presentaron cargos formales contra 12 agentes de la inteligencia militar rusa acusados de penetrar en el correo electrónico del equipo de campaña de Hillary Clinton y el Partido Demócrata, y de filtrar decenas de miles de emails como parte de un complot del Kremlin para perjudicar a Clinton y ayudar a Trump a ganar la elección de 2016.

"Las historias que escucharon ayer sobre los 12 rusos tuvieron lugar durante la administración de Obama, no durante la administración de Trump", tuiteó el mandatario. "¿Por qué ellos no hicieron algo al respecto, especialmente cuando se informó que el presidente Obama fue informado por el FBI en septiembre, antes de las elecciones?", agregó.

Trump niega que él o sus colaboradores tuvieran algo que ver con la conjura rusa, y califica la investigación que dio lugar a los cargos de “cacería de brujas”.

Además siguió criticando a CNN. Llamó al presidente de la televisora, Jeff Zucker, “el pequeño Jeff Z” tras un intercambio poco amistoso con un corresponsal del canal noticioso en una conferencia de prensa el viernes en Gran Bretaña.

Trump dijo que prevé hablar de la injerencia rusa con Putin en Helsinki, pero no cree que el mandatario ruso aceptará culpa alguna.

“Sin duda que plantearé el asunto. No creo que veamos algo como ‘Ay, lo hice, lo hice. ¡Me has pillado!’", dijo Trump en alusión a Putin.

Dirigentes demócratas pidieron a Trump en una carta el sábado que anule la cumbre si no está dispuesto a hacer del ataque ruso el principal tema de discusión. El senador John McCain, un republican influyente, dijo que Trump debe obligar a Putin a rendir cuentas o no realizar la reunión.